El clima en un vistazo

El clima en un vistazo

MeteOrihuela y Estudio Bam Bam dan carácter comarcal a su Anuario Meteorológico

PILAR M. MACIÁ

La segunda edición del Anuario Meteorológico realizado por MeteOrihuela y Estudio Bam Bam da un paso más con respecto al año pasado y se da a conocer con vocación comarcal. La intención de sus ideólogos, que han contado para el diseño con la colaboración de alumnos de la Escuela de Arte y Diseño y el patrocinio para la edición de 450 ejemplares de Hidraqua, con ayuda también de los ayuntamientos de Orihuela y Redován, aseguran que el cruce de datos del clima permite, por ejemplo, realizar otro tipo de estudios urbanísticos o la elaboración de calendarios de actividades. La presentación tuvo lugar el martes en una doble sesión, primero en Rojales y después en Orihuela, y ya se contó con el interés de otros municipios de entrar a formar parte de este proyecto, como son los casos de Callosa y Almoradí, entre otros. El problema con el que se encuentran sus artífices es que para poder contar con registros meteorológicos hacen falta estaciones en esos puntos, por lo que su trabajo estará encaminado a conseguirlo. Este año se han centrado en ocho municipios de los que han hecho un estudio de la climatología combinado con el medio ambiente, por lo que además de los gráficos donde se pueden conocer datos como las temperaturas máximas o mínimas o la lluvia caída en cada uno de ellos al día, en esta ocasión el anuario estuvo acompañado de una caja en la que cada municipio fue protagonista de un mes, incluyendo además un refrán propio de cada uno de ellos y su explicación científica, o los cultivos que se pueden plantar en cada época del año. Al centrarse en ocho localidades, los cuatro meses que quedaban sin pueblo asignado se dedicaron a tratar fenómenos como el cambio climático, las cabañuelas, los terremotos y otros fenómenos recurrentes. Una de las curiosidades es la inclusión, también en estas cajas que acompañan al anuario, de expresiones relacionadas con el clima típicas de la Vega Baja y que pueden llegar a no entenderse en otros lugares de la geografía española, como decir 'está nulo' en lugar de 'nublado'.

Pedro José Gómez, Antonio Campos y Adrián Segura son los artífices de un proyecto que tiene vocación de continuar y que permita, con el paso del tiempo, comprobar los cambios en la climatología. A modo de ejemplo y pese a ser solo el segundo año en el que realizan este trabajo, ya han comprobado que el 2015 fue el año más seco de la historia además de que la temperatura subió en la zona con respecto al año anterior. Los tres coinciden en que es esencial hacer más accesibles los datos para que todo el mundo pueda alcanzar a entenderlos.