https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

La reunión del consejo del Levante UD para analizar el proyecto de Tito se aplaza al día 21

El director deportivo del Levante UD, Vicente Blanco, 'Tito', en una entrevista./Damián Torres
El director deportivo del Levante UD, Vicente Blanco, 'Tito', en una entrevista. / Damián Torres

El Levante UD debe estudiar la propuesta del director deportivo, cuyo contrato expira en junio

ALBERTO MARTÍNEZ

El examen se aplaza. El consejo de administración del Levante se había citado para mañana con tal de analizar el proyecto de Tito Blanco. Sin embargo, la reunión se ha pospuesto al jueves 21. El contrato del director deportivo expira en junio y el club debe tomar una decisión sobre su futuro, pero antes desea estudiar detenidamente cuáles serían sus planes en caso de renovar.

El de Benidorm cumple tres temporadas como director deportivo azulgrana, pero en el club existen dudas sobre la conveniencia de que continúe en el cargo. Cabe recordar que, hace dos semanas, el consejo de administración se reunió para debatir sobre el futuro de Tito y acabó prolongando el período de reflexión. Pidió al alicantino que diseñara un proyecto y lo expusiera en el próximo cónclave. La cita fijada para mañana tendrá lugar, finalmente, el jueves 21.

Desde el club afirman que, en principio, Tito intervendrá en la reunión para explicar su planteamiento de cara a los próximos años, aunque señalan que el encuentro también servirá para avanzar en los proyectos de la ciudad deportiva de Nazaret y la remodelación del Ciutat de València.

Hay división de opiniones alrededor de Tito. El Levante pretende conocer los cambios que introduciría en la estructura deportiva, el modelo por el que apostaría y las personas que ocuparían los diferentes puestos. En principio, el alicantino prescindiría de algunos de los actuales integrantes. Durante los últimos meses, ha crecido la tensión.

El contrato de Tito expira el 30 de junio, al igual que el del resto de responsables de la estructura deportiva. El Levante planeaba tomar una determinación sobre su futuro después del mercado invernal, aunque el desenlace se ha demorado. Gran parte del consejo de administración confía en la capacidad del de Benidorm, pero el rendimiento de los fichajes más caros de la historia y la situación en la clasificación han alimentado la incertidumbre. Su futuro está en el aire.

El presidente granota, Quico Catalán, tampoco se ha mostrado contundente a la hora de analizar públicamente la labor de Tito. «Hasta la fecha hemos ido cumpliendo nuestros objetivos globales. Eso está ahí. Y Dios quiera que sigamos cumpliéndolos en esta misma temporada», se limitó a comentar a principios de febrero.

Tito asumió la dirección deportiva en 2016 y, desde entonces, ha cerrado 38 fichajes. En traspasos, el club ha desembolsado 35,95 millones durante su etapa. Al mismo tiempo, en ventas ha obtenido un total de 58 kilos. La última operación, la marcha de Boateng al Dalian Yifang, ha brillado por su rentabilidad. El conjunto chino pagó 11 millones por el ariete, quien costó algo más de 2,5 kilos en 2017.

En el consejo piensan que se deben producir ciertas modificaciones en el modelo. Y Tito también es partidario de aplicar cambios. Durante los últimos meses, las diferentes áreas no han funcionado con la armonía idónea. Ha habido algunos distanciamientos y situaciones que han generado recelo. El de Benidorm deberá aclarar si Luis Helguera, Moreiras, Mora, Sancho, Herni, Carpintero, Sergio Gómez y Joaqui Navarro continuarían en su proyecto.

Noticias del Levante UD