https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante tropieza otra vez con Medié Jiménez

David Medié Jiménez, durante el polémico derbi disputado el 11 de febrero de 2018. / jesús signes
David Medié Jiménez, durante el polémico derbi disputado el 11 de febrero de 2018. / jesús signes

El colegiado catalán, que fue clave en la derrota en Mestalla el pasado curso, alimenta la indignación del club por su papel en el VAR el domingo

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

David Medié Jiménez no trae buenos recuerdos al Levante. Y es que el conjunto granota continúa sin saber lo que es puntuar con el colegiado catalán en la máxima categoría. El pasado domingo, en el choque con el Villarreal, el de Sabadell supervisó por primera vez desde el VAR un encuentro del conjunto granota. Su intervención acabó resultando clave, ya que detectó un ajustadísimo fuera de juego de Morales que sirvió para invalidar el golazo de Rochina. Así, el desenlace fue el mismo que en las tres ocasiones que ha ejercido como árbitro principal con los azulgrana en la élite: derrota. En el club crece la indignación por las diferencias de criterio a la hora de aplicar la última tecnología, especialmente durante los dos últimos meses.

Los caminos del Levante y Medié Jiménez se cruzaron en la temporada 2016-17, en Segunda. Aquel curso, el catalán dirigió dos partidos de los granotas, que se impusieron en ambos (contra el Zaragoza y el Valladolid). El colegiado de Sabadell y el equipo azulgrana ascendieron de la mano a Primera. Sin embargo, en la élite cambió radicalmente la tendencia. En Orriols no olvidan el derbi.

El 11 de febrero de 2018, Medié Jiménez dirigió su primer partido del Levante en la máxima categoría. Fue caótico. Los granotas cayeron ante el Valencia y el colegiado cometió un flagrante error en el minuto 63. Coke cabeceó el balón a la red tras un saque de esquina, aunque el árbitro anuló sorprendentemente el gol. Entendió que el defensa azulgrana había empujado a Gayà antes de rematar, pero realmente lo había hecho el blanquinegro Gabriel Paulista. El tanto habría supuesto el 1-2. En la siguiente jugada, Vietto firmó el 2-1. El derbi acabó con 3-1 en el marcador.

Aquel despropósito quedó grabado en la memoria del levantinismo y Medié Jiménez no volvió a arbitrar al cuadro granota la temporada pasada. Este curso se reencontraron con motivo de la visita al Valladolid, donde los de Paco López cayeron por 2-1. Sólo seis jornadas después, el catalán dirigió desde el césped del Ciutat de València la derrota de los azulgrana contra la Real Sociedad por 1-3.

El pasado domingo, ambos volvieron a coincidir, aunque de una manera diferente. José María Sánchez Martínez fue el árbitro principal y Medié Jiménez actuó como responsable del VAR, por el que ya ha pasado en 13 ocasiones esta temporada al estar bien valorado por el comité para tal función. En el minuto 28 del duelo con el Villarreal, Rochina adelantó al Levante con un cañonazo, pero el colegiado catalán acaparó el protagonismo. Desde la cabina, avisó de que había un posible fuera de juego. Tras casi cuatro minutos de exhaustivo análisis, comprobó que Morales se encontraba en posición antirreglamentaria por milímetros y la diana quedó anulada. Los de Paco López acabaron perdiendo por 0-2 y con un sensible malestar. Se sienten agraviados, ya que ante el Leganés, el Real Madrid y el Getafe no se aplicó la tecnología con tanto detenimiento en jugadas en las que salieron perjudicados.