https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

«Es lógico que el Levante y Dwamena exploren otras vías. Tienen su derecho»

Raphael Dwamena, obligado a apartarse de la competición por un problema cardíaco./HERALDO DE ARAGÓN
Raphael Dwamena, obligado a apartarse de la competición por un problema cardíaco. / HERALDO DE ARAGÓN

Víctor Fernández, entrenador del Zaragoza, apela a la «humanidad» y avisa de que el club maño «lo tiene claro en su diagnóstico» sobre el problema cardíaco del ghanésa

Alberto Martínez de la Calle
ALBERTO MARTÍNEZ DE LA CALLEVALENCIA

En La Romareda continúan «en estado de shock». Son las palabras utilizadas por Víctor Fernández, entrenador del Zaragoza. El técnico maño ha perdido a Raphael Dwamena para un tiempo indefinido debido a un problema cardíaco. Su carrera deportiva está en el aire. El delantero ghanés, quien ya vio cómo su traspaso al Brighton se frustraba por el mismo motivo en 2017, se resiste a tirar la toalla y va a consultar a más especialistas. El joven africano, propiedad del Levante, juega cedido en el conjunto aragonés, donde impera el pesimismo y consideran complicado poder seguir contando con el futbolista.

El pasado domingo, Dwamena tuvo que ser sustituido durante el partido contra el Cádiz en el minuto 70, ya que se sentía mareado. El aparato que lleva incorporado para medir su frecuencia cardíaca reveló un ritmo alarmante. De ahí que se haya visto obligado a parar. «Es una noticia de un impacto terrible para el grupo por lo inesperado y por lo que a priori puede tener de dimensión. Es un chico muy querido por la plantilla, que ha sido muy bien recibido, que siempre está dando abrazos y con una sonrisa... Siempre con una actitud de ayudar a los compañeros. Es un chico que se deja querer y muy noble. Estamos conmocionados. Ya sabemos que en estos momentos no podremos contar con ‘Rafa’ y tenemos que estar todavía más unidos y fuertes», comentó ayer Víctor Fernández.

Las pruebas médicas a las que se ha sometido hasta ahora no resultan alentadoras, pero Dwamena en absoluto se rinde. Viajará a Zúrich para visitar a su cardiólogo de confianza y regresará a Barcelona para seguir consultando a especialistas. Quiere volver a competir. Víctor Fernández se muestra prudente, aunque advierte sobre la gravedad de la patología. «Hay un diagnóstico muy claro y concreto por parte del Zaragoza. El jugador decide buscar otra vía de información y va a buscar más. Va a agotar todas las vías. El Zaragoza lo tiene muy claro en su primer diagnóstico, de la Quirón. El chico y el club propietario –el Levante– tienen su derecho a explorar otras vías y de hecho han explorado otras vías y me parece que van a explorar alguna más. Es lógico. Hay en juego muchas cosas, pero sobre todo la persona», añadió el maño, transmitiendo la escasa esperanza que reina en La Romareda.

En cualquier caso, Víctor Fernández se niega a hablar sobre posibles sustitutos en el mercado: «Estamos acelerando cosas sin sentido. El tratamiento de Dwamena merece un gran respeto, es una cuestión de humanidad. Y en esta situación sólo hay un dueño de esa información y esa desgracia, que es el jugador. Y secundariamente, el cuerpo médico y los clubes. No nos anticipemos a algo que no existe ahora. Tiene un problema importante, pero el que lo tiene que explicar es el jugador».

El Zaragoza todavía no ha puesto en marcha la baja de Dwamena para poder lanzarse a por un fichaje: «Cuando dejemos aparcado el tema de humanidad, se abrirá un proceso que en estos momentos no existe. La lógica dice que, si hay un vacío en la plantilla por enfermedad de larga duración de este jugador, tendremos que tomar algunas decisiones todos. En este momento no nos podemos plantear absolutamente nada».