https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

A palos antes del Levante-Getafe

Palos, bates y demás objetos que llevaban ayer los ultras del Getafe detenidos./LP
Palos, bates y demás objetos que llevaban ayer los ultras del Getafe detenidos. / LP

Once ultras del Getafe, detenidos por agredir a seguidores de Levante Fans | Los madrileños, que portaban bates, maderas y otros objetos, fueron a la sede de la peña granota y rompieron varias lunas de coches

RDValencai

Aún no había apenas ambiente de fútbol en los alrededores del Ciutat de València cuando se produjo el hecho más desagradable del día. En torno a las nueve de la mañana, cuatro horas antes del partido Levante-Getafe, un grupo de once seguidores ultras del equipo madrileño agredieron con palos, bates y varios objetos a los aficionados de la peña 'Levante Fans', por lo que fueron detenidos por un delito de alteración del orden público. Todos, salvo uno que es menor de edad, pasaron la noche en los calabozos y hoy quedarán a disposición judicial.

Los getafenses llegaron en una furgoneta a las proximidades de la sede de esta peña, y al ver a los granotas en la puerta de un bar de la calle San Vicente de Paúl, bajaron del vehículo para dirigirse a ellos. En ese instante, con pasamontañas negros en la cara y armados con todo el arsenal de objetos que llevaban, como bates, palos de madera, un casco de moto, un cinturón con una esvástica y hasta un petardo, comenzaron a agredir a un grupo de aficionados levantinistas que estaban en la puerta del bar.

Las agresiones, según confirma la policía, sólo se produjeron de los ultras del Getafe hacia los del Levante, y de hecho ningún seguidor granota fue detenido. Durante los instantes en que se produjeron los golpes, varios coches sufrieron roturas de lunas delanteras, parabrisas y espejos retrovisores. Agentes de la policía local de Valencia localizaron de inmediato a los agresores y los persiguieron para detenerlos. Pidieron refuerzos a la Policía Nacional, y en una intervención conjunta, detuvieron a los once ultras del Getafe cerca de la avenida Primado Reig, hasta donde habían huido tras el tumulto.

Los agresores fueron trasladados al complejo policial de Zapadores para identificarlos plenamente, donde se les intervinieron todos los objetos que llevaban, incluidas las once entradas de la grada visitante que les había vendido el Getafe para presenciar el partido, que no pudieron ver. También portaban unas octavillas con un lema xenófobo: «Inmigrantes ni legales ni ilegales, todos fuera».

Quienes sí estuvieron en el estadio fueron los seguidores de Levante Fans, que dejaron claro que ellos fueron víctimas de un ataque y que en ningún momento hicieron ningún acto violento. Durante el partido animaron con normalidad al equipo granota y no mostraron ninguna pancarta ni cántico especial ante lo ocurrido por la mañana. Tampoco lo hicieron los casi cien aficionados del Getafe ubicados en la grada visitante, que se mostraron muy silenciosos.

El club madrileño expresó en sus redes sociales su rechazo al comportamiento de sus aficionados detenidos: «El Getafe condena cualquier acto de violencia y expresa su rechazo ante dichas actitudes que no representan en absoluto los valores del club». Los ultras de este equipo ya han protagonizado acciones violentas en otras ocasiones. En abril de 2017 se pelearon con los hinchas del Alcorcón en el propio estadio, y en junio de ese mismo año tuvieron un enfrentamiento parecido contra seguidores del Tenerife en el Coliseum. En ambos casos agredieron tirando las sillas de la grada.