Bruselas mantiene el 'no' a renegociar el Acuerdo

Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE. /Reuters
Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE. / Reuters

El presidente del Consejo Europeo subraya que el pacto sigue siendo la mejor salida para Londres

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

«El acuerdo no se renegociará». La base de todos los mensajes sobre el 'brexit' que ha lanzado Bruselas antes y después de aquel 15 de enero en el que ese mismo acuerdo fue tumbado estrepitosamente en Westminster, se mantiene. Anoche, después del respaldo de los Comunes a la 'enmienda Brady', que aboga por que Europa revise lo que no quiere revisar (el controvertido 'backstop' o salvaguarda irlandesa, clave del pacto), la UE remarcó que no dará un paso atrás; que el voluminoso Tratado de Retirada (585 folios) en el que se han invertido 17 meses de negociaciones no se toca.

Pero está por ver si esa firmeza persiste. Porque la realidad es que se retó a Theresa May a volver a Bruselas con una propuesta que pudiera superar el filtro de su Parlamento. Y este la enviará de vuelta con el mandato de intentar lo que ella misma ha defendido que era imposible, abrir el melón.

La esperanza europea reside en otra de las enmiendas que también salió ayer adelante, la de la conservadora Caroline Spelman, por apenas ocho votos de diferencia, que emplaza a la 'premier' a que Reino Unido no abandone el club sin acuerdo. Y ahí pincha la nueva estrategia de presión de May, aunque ella misma asegurase que el 'no deal', el no acuerdo, «no es suficiente» para frenar el 'brexit'. Sea como fuere, ese último mensaje de Westminster fue lo primero que se celebró en la capital comunitaria. Antes de tensar la cadena de 'noes' a la «renegociación».

Los últimos eslabones los añadió pasadas las 21.45 h Donald Tusk. El presidente del Consejo Europeo, la institución que coordina las estrategias de los jefes de Estado y de gobierno de los 28 Estados miembros, subrayaba a través de su portavoz que «el acuerdo de retirada es y sigue siendo la mejor y única manera de asegurar una retirada ordenada de Reino Unido de la Unión Europea. El respaldo forma parte del acuerdo de retirada, y el acuerdo de retirada no está abierto para la renegociación». El mismo mensaje se lanzaba unos minutos más tarde desde Dublín. «Es un compromiso negociado de forma cuidadosa que equilibra la posición británica sobre aduanas y el mercado único al tiempo que evita una 'frontera dura' (en Irlanda del Norte) y protege la integridad de la unión aduanera de la UE y el mercado único».

Un suma y sigue, en definitiva, en una jornada que arrancó, como viene sucediendo prácticamente a diario desde hace semanas, con el portavoz jefe de Jean-Claude Juncker, Margaritis Schinas, remarcando ese rechazo. Incluso el luxemburgués -«siempre disponible y en contacto»-, se lo dijo directamente a May en una conversación telefónica minutos antes de que ésta compareciese ante los Comunes.

Para entonces, el francés Emmanuel Macron ya había defendido que éste es «el mejor acuerdo posible», y desde el Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt acusaba a los 'brexiters' de ser «los únicos responsables del dilema fronterizo irlandés. No piensan ni se preocupan por las consecuencias de sus acciones. Varadkar y toda la UE se han comprometido a salvaguardar plenamente el acuerdo de Viernes Santo, para asegurarse de que la violencia nunca regrese».

Sin visado

Precisamente ayer la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo respaldó por unanimidad la propuesta de la Comisión Europea de que los británicos puedan seguir entrando en el territorio UE sin visado una vez se haga efectivo el 'Brexit'. La medida está condicionada a que los europeos continentales reciban el mismo trato de Londres y se refiere a todos los viajes de corta duración. Un privilegio que también disfrutan los ciudadanos norteamericanos y canadienses.

También el martes el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Yves Bot, emitía un informe favorable que concluía que el acuerdo de libre comercio entre la UE y Canada «no vulnera la autonomía del Derecho de la Unión y no afecta al principio de competencia exclusiva del Tribunal de Justicia para la interpretación definitiva del Derecho de la Unión». Es, por tanto, compatible con la legalidad comunitaria. Un dictamen que, de ser confirmado en sentencia definitiva, desbloquearía este arreglo privilegiado con el país norteamericano que ha servido también de referencia para Reino Unido en la relación futura que desea con la UE. Pone las cosas más fáciles.

Más información

 

Fotos

Vídeos