El terrorista de Mánchester fue evacuado de Libia por la Royal Navy

Salman Abedi, sospechoso del atentado en el Manchester Arena, durante el concierto de Ariana Grande . /Archivo
Salman Abedi, sospechoso del atentado en el Manchester Arena, durante el concierto de Ariana Grande . / Archivo

La crueldad del atentado que mató a 22 personas choca con el abrigo del Estado británico a la familia Abedi

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

Salman Abedi, el terrorista suicida que en mayo del año pasado hizo explotar una bomba que llevaba en una mochila entre los asistentes a un concierto juvenil, en Mánchester, matando a 22 personas, entre ellas siete niños, fue rescatado por un buque de la Royal Navy tres años antes, en una operación organizada para evacuar a británicos en peligro durante la guerra civil en el país árabe.

En agosto de 2014, unos cien ciudadanos británicos fueron evacuados en botes desde el puerto de Trípoli a un buque hidrográfico, HMS Enterprise. Salman Abedi y su hermano mayor, Hashem, entonces de 21 años, se encontraban en Libia, supuestamente de vacaciones. Llegaron en ese barco a Malta, desde donde regresaron en avión a Mánchester.

Salman Abedi estaba matriculado en ese momento en un instituto, Manchester College, donde, según medios británicos, llamó la atención de al menos dos personas, que habrían llamado telefónicamente a la Policía antiterrorista para advertir de que Abedi defendía ideas extremistas como el terrorismo suicida. La Policía no ha encontrado ningún registro de esas llamadas.

Una investigación oficial realizada por un abogado sobre la actuación de las fuerzas de seguridad en los años anteriores al atentado afirma que, en enero de 2014, siete meses antes de su evacuación, Abedi fue detectado como sospechoso de 'yihadismo', pero su identificación como acompañante de un individuo vigilado fue errónea. No había motivo para no incluirlo entre los evacuados.

Las relaciones de la familia Abedi con el Estado británico han causado asombro por su desenlace. Su padre, Ramadan Abedi, policía, fue acogido como refugiado político en 1992. Era dirigente del Grupo Islámico de Combate Libio, una milicia de oposición al régimen de Muhamar Gaddafi. Su madre, ingeniera nuclear, se trasladó también a Mánchester, donde nació Salman.

Regresos

El entendimiento entre los gobiernos europeos y Gaddafi en el principio del milenio cambió la situación de los Abedi. El padre pasó a ser una persona 'controlada', hasta la rebelión contra el dictador libio y la participación de Reino Unido y otros países en su derrocamiento. Ramadan Abedi regresó a Trípoli en 2011, a donde con posterioridad habrían viajado sus hijos regularmente.

En 2015, Salman fue de nuevo investigado por una información sobre sus contactos con un jefe del Estado Islámico en Libia, pero se juzgó que el dato era falso. Compañeros y profesores de instituto retratan a un joven iracundo, que había abrazado la religiosidad y era especialmente agresivo contra las mujeres. Aunque hay indicios, no está confirmado que participase en combates en Libia.

Pidió un préstamo de cerca de 8.000 euros para estudiar Empresariales en la Universidad de Salford, parte del Gran Mánchester, pero abandonó la carrera y habría dedicado parte del préstamo, según el 'Daily Mail', a financiar la elaboración de la bomba y sus movimientos en vísperas del atentado. Su hermano, Hashem, está detenido por una milicia Libia. Reino Unido ha pedido sin éxito su extradición.

 

Fotos

Vídeos