Museros cierra su piscina por un nuevo ataque vandálico de las heces en el agua

A. D.MUSEROS.

El pasado lunes por la tarde, el Ayuntamiento de Museros se vio obligado a cerrar las instalaciones de la piscina municipal por un nuevo ataque vandálico que consiste en soltar heces en el agua. Tras darse cuenta de lo ocurrido, el Consistorio procedió a la depuración y el tratamiento para eliminar los residuos vertidos que comprometen la salud de los usuarios. Este reto viral del verano ya ha afectado a numerosas piscinas municipales de las localidades de l'Horta, concretamente el pasado domingo se detectó en Massanassa, donde ya ocurrido dos veces más, y en las instalaciones del Barrio del Cristo.

En ambos casos, las autoridades locales optaron por prohibir el baño mientras se realizaba el tratamiento correspondiente mientras que los usuarios pudieron seguir disfrutando del recinto.

Los ayuntamientos ya están en alerta contra estos ataques que perturban el veraneo de los vecinos y ponen en peligro la salud pública, y en otros municipios donde ya se han registrado en otras ocasiones, como Catarroja, han optado por registrar los bolsos a la entrada de las instalaciones. De igual forma, en la piscina de Massanassa, la que está siendo más castigada por estos hechos, se ha reforzado la vigilancia del recinto para evitar que vuelva a repetirse.