La devoción vence a la lluvia

La plaza del Ayuntamiento de Benetússer acogió la celebración del Domingo de Gloria. / lp
La plaza del Ayuntamiento de Benetússer acogió la celebración del Domingo de Gloria. / lp

Las hermandades y cofradías protegen las imágenes y trasladan actos a recintos cerrados para concluir una Semana Santa pasada por agua L'Horta celebra el Domingo de Resurrección con la mirada puesta en el cielo

ADA DASÍ HORTA.

La lluvia dio una tregua a las hermandades y cofradías de los municipios de l'Horta que esperaban con devoción poder celebrar el Encuentro el Domingo de Resurrección después de haber tenido que suspender los actos del Viernes Santo. Las plegarias tuvieron su resultado, y a pesar de estar nublado, la Reina del Encuentro de Torrent, María Silla, lució su traje por las calles de la ciudad para anunciar la Resurrección de Jesucristo, acompañada por su hermandad la Oración del Huerto y sus dos camareras. Un acto que puso punto y final a la Semana Santa torrentina que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Autonómico.

Las 18 hermandades tuvieron que desfilar más rápido de lo normal hasta la plaza Mayor y tomando precauciones, donde las imágenes de la Virgen y el Cristo Resucitado, cubiertas con un plástico durante el recorrido, se encontraron. Allí, tras los versos recitados por la Reina del Encuentro, visiblemente emocionada, se abrió la carxofa y desde los balcones se lanzaron miles de aleluyas, que son pequeños papeles de colores que llevan escritos versos satíricos. Después, la comitiva se dirigió al templo para la celebración de la misa de Resurrección.

Benetússer también aprovechó la tregua concedida por la lluvia para dar rienda suelta a devoción con la que se vive el Domingo de Gloria. El acto central fue el Encuentro del Cristo Resucitado y la Virgen María en la plaza del Ayuntamiento, al que siguió una eucaristía en el templo parroquial. Al finalizar las cofradías y hermandad del municipio desfilaron en alegre pasacalle repartiendo caramelos entre los asistentes.

La Reina del Encuentro de Torrent, María Silla, lució su traje, con una capa de seis metros

Alboraya celebró una Semana Santa marcada por el mal tiempo. Muchos de los actos que no se suspendieron se trasladaron al interior de la parroquia de Asunción de Nuestra Señora como el Piadoso Vía Crucis del Viernes Santo y el Solemne Entierro, en el que se interpretó el Miserere y tuvo lugar el 'Besapiés'. Allí, se celebró también el Encuentro Glorioso entre Jesús y la Virgen, tras la Solemne Vigilia Pascual y la Misa de Resurrección.

En Burjassot las Clavariesas del Encuentro aprovecharon la tregua de la lluvia para celebrar su fiesta y en Godella, el Encuentro entre el Salvador y la Virgen del Rosario se trasladó al interior de la iglesia de Sant Bertomeu.