La última técnica para ordenar tu armario

Armarios a rebosar. ¿Un problema?/
Armarios a rebosar. ¿Un problema?

Gana terreno la corriente de limpiar los armarios a fondo e imponerse un tope de ropa de calidad, esencial y versátil. Vestir mejor pero con menos. ¿Triunfará?

LUIS GÓMEZ

Es un problema del que muy poca gente se libra. En una época marcada por un consumo desaforado, ¿cuánta ropa almacenada en nuestros armarios usamos realmente? O dicho de otra manera: ¿cuánta nos sobra? Casi todos arrastramos cargo de conciencia sabiendo la cantidad de prendas que se mueren de aburrimiento y, lo que es peor, de muchas ignoramos incluso su existencia. Han desaparecido de nuestra memoria porque ni nos acordamos ya la última vez que las descolgamos de las perchas.

La empresaria británica Susie Faux marcó un antes y un después en 1973 con la apertura en Londres de 'Wardrobe' ( armario ), una boutique que se alzó contra los excesos. Aparentemente, su propuesta atentaba contra los intereses comerciales, ya que planteaba romper el círculo de los roperos rebosantes. Faux acuñó el concepto 'armario cápsula' para demostrar que no hacía falta comprar a todas horas ni a manos llenas para derrochar glamur e ir a la moda. Al contrario, pretendió acabar con el caos de los vestidores y esgrimió que un número limitado de piezas era más que suficiente. Los expertos sostienen que no hacen falta más de 30 y que conviene olvidarse para siempre de la ropa que no nos ponemos en un año.

La lista de Faux aparecía encabezada por una chaqueta, en su opinión, el artículo más importante y el único «con el que no había que pillarse los dedos». Un imprescindible en toda regla. A la cesta de la compra añadió una falda, un pantalón, que advertía podía «formar parte de un traje», una blusa, un jersey, un par de zapatos, medias, un abrigo o chubasquero, un vestido, un bolso, un cinturón, joyas, un par de guantes, ropa de fiesta... Y, a partir de aquí, poco más, por sorprendente que parezca. La idea de su propuesta no era hacer hueco para comprar ropa nueva, sino quedarse solo con lo que sabes que vas a utilizar, lo que obliga a ser creativo y buscar más de una vida a las prendas.

BLUSA BLANCA. El concepto 'armario cápsula' plantea vivir con un número determinado de piezas, no más de 30. La camisa blanca es básica.
BLUSA BLANCA. El concepto 'armario cápsula' plantea vivir con un número determinado de piezas, no más de 30. La camisa blanca es básica.

Con habilidad e inteligencia, argumentaba la experta, se podía agrandar el fondo de armario sin necesidad de ganar más espacio. La clave pasaba por la adquisición de un vestuario funcional, atemporal y de calidad, «porque se usa más». Priorizó la filosofía del 'menos es más' adaptado al estilo de vida de cada uno. Sostenía que con ropa de calidad nunca se tendría un armario muerto de risa y sin nada que ponerse cuando llegara una ocasión especial. También creía que comprando lo mejor que uno podía permitirse a la larga se ahorraba dinero porque los diseños bien hechos y clásicos son más duraderos.

Aquella lección adquiere más relevancia que nunca en tiempos en los que el estilo 'low cost' ha convertido la industria de la moda en una trampa para los consumidores, especialmente para aquellos que 'queman' las tarjetas de crédito. La corriente del 'usar y tirar', abanderada por las grandes cadenas, a la caza de la población juvenil especialmente, es una invitación al 'shooping' desmedido.

Sin embargo, el mensaje de Faux comienza a calar. Cada vez más voces arremeten contra los excesos y abogan por la sensatez y la renuncia a las compras compulsivas. «Cuando compro, lo hago pensando en mi estilo y en el tipo de vida que llevo, no en si es tendencia hoy o la estación siguiente», reflexiona la 'influencer' Saray Martín. Por su trabajo, a la especialista gallega no le quedó más remedio que ponerse las pilas y despojarse «de todo lo que acumulaba polvo». Se entregó a la causa e hizo una buena limpieza. Diez sacos de ropa y complementos fueron a sus amigas y una ONG, y «aquella que no se podía aprovechar, a la basura». De ponerse en faena, los expertos alegan que hay que «limpiar a fondo e imponerse un tope de prendas».

BOLSO MINIMALISTA. Los bolsos de cuero y funcionales resultan clave para armonizar cualquier conjunto, lo mismo formal que casual.
BOLSO MINIMALISTA. Los bolsos de cuero y funcionales resultan clave para armonizar cualquier conjunto, lo mismo formal que casual.

Tras hacer la limpia, Martín optó por elegir piezas que combinasen con las que ya tenía. De eso va esta historia: disponer de un número limitado de artículos buenos y lo suficientemente versátiles y coordinados entre sí para asegurar infinitas combinaciones y su vigencia el mayor tiempo posible. Su 'armario cápsula' solo da cabida a piezas «básicas y atemporales» que incorporan tendencias que prevalecen. «Hay que concienciar a las personas para que compren con prudencia.Si entra algo nuevo, sale algo viejo. Si no hacemos esto, volveremos a acumular», advierte. Es la única manera de garantizar el deseado equilibrio.

Vanesa Travieso, 'coach' de organización y orden de hogares, no se anda por las ramas:«Hay que descartar toda la ropa que no usas, no te gusta y no te reporta felicidad», asevera. Y aconseja reorganizar los armarios «usando el doblado en vertical» para optimizar espacio. La fórmula, que promulga un consumo ético, responsable y lógico, no deja lugar a las dudas. Se trata, en definitiva, de actuar con cabeza y ser consecuente con las elecciones. Solo de esta manera se evitará llenar los armarios de toneladas de ropa, en muchos casos de una sola puesta. Ya lo recordaba hace 45 años Susie Faux cuando le advertían sobre el posible aburrimiento de contar con un potencial estilístico inteligente pero limitado:«Si te cansas de tu ropa, quizá sea porque cometiste errores en el pasado», razona. Se puede vestir mejor con menos, sin llegar a los extremos de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, que siempre usa camisetas grises. No se trata de arrojar el dinero a la basura, pero tampoco al fondo del armario. Y de paso se contribuye a reducir de forma notable el impacto medioambiental.

ROPA DE ABRIGO. Los expertos lo tienen claro: nunca deben faltar imprescindibles como el trench y las gabardinas.
ROPA DE ABRIGO. Los expertos lo tienen claro: nunca deben faltar imprescindibles como el trench y las gabardinas.

 

Fotos

Vídeos