María Edite Santos Raposo, la madre del hijo valenciano de Julio Iglesias

María Edite Santos Raposo/RC
María Edite Santos Raposo / RC

La mujer que tuvo un idilio con el cantante lleva luchando casi 30 años para que se reconozca la paternidad de Javier Sánchez Santos

LAS PROVINCIASValencia

María Edite Santos Raposo tiene ahora 65 años, está divorciada y es madre de dos hijos, el mayor de los cuales acaba de ser reconocido como hijo de Julio Iglesias tras una batalla que empezó hace casi 30 años, cuando Javier Sánchez Santos tenía 16 años.

En julio de 1975, la joven veinteañera portuguesa María Edite trabajaba como bailarina en una sala de fiestas tarragonenes, donde Julio Iglesias quedó prendado de su belleza y la estuvo rondando hasta que logró mantener un breve idilio con ella «en un chalet de su propiedad en Sant Feliu de Guixols», según explica la protagonista. «Fueron unos diez encuentros esporádicos, pero no era sólo sexo, hacíamos el amor», afirma. Nueve meses después de aquellos escarceos, tras regresar a Valencia a trabajar en la sala Ladys, nació Javier Sánchez Santos.

En los años siguentes, María Edite, que había sido muy discreta sobre su relación con el cantante, intentó ponerse en contacto con él para explicarle la situación pero Julio Iglesias, que estaba entonces casado con Isabel Preysler, no quiso saber nada ni de ella ni de su hijo. En 1992 comenzó la batalla legal entre ambos, que en un principio le dio la razón a María pero tras la apelación de Iglesias, se la quitó por supuestos fallos en el proceso. Sobre todo ello, la exbailarina escribió un libro titulado 'Un hijo con Julio Iglesias'.

En Valencia se casó con Rafael Sánchez, el cocinero y portero de una discoteca, que adoptó al niño y siempre le apoyó en su interés por esclarecer la verdad. Ahora, se declara una mujer lectora a la que le gusta hacer deporte y cuyos verdaderos amores son sus hijos. «Nunca me he enamorado de nadie, sólo de mis hijos», ha afirmado en varias entrevistas que ha concedido a los medios con el fin de ayudar a su hijo a recaudar los 200.000 euros que necesitaba para hacer frente al proceso que ahora le ha declarado hijo de Julio Iglesias.

Sentencia de paternidad de Julio Iglesias