«Julio Iglesias está acorralado, él se ha perdido a su hijo»

Javier Sánchez Santos acompañado de su mujer y su madre a la entrada en el juicio. /Juanjo Monzó
Javier Sánchez Santos acompañado de su mujer y su madre a la entrada en el juicio. / Juanjo Monzó

El juicio por demanda de paternidad de Javier Sánchez queda visto para sentencia tras la declaración de su madre, María Edite

IVÁN GÓMEZVaelncia

El desenlace de la batalla legal que libran Javier Sánchez Santos y Julio Iglesias desde hace más de 20 años tendrá una resolución la próxima semana tras la vista celebrada ayer en Valencia, en la que compareció por primera vez María Edite, la madre del supuesto hijo de Iglesias.

El juicio, tuvo lugar durante la mañana de ayer y dejó sensaciones positivas en la parte demandante. En palabras de Fernando Osuna, abogado de Sánchez, «las reglas del juego son muy claras: si usted no se presenta aquí y se hace las pruebas pertinentes, el juez le convierte en padre, y más con los indicios que existen, hay antecedentes», sentenciaba en referencia al cantante. Osuna señaló las tres pruebas que considera clave para la resolución del juicio: Sánchez nació justo 9 meses después de que Edite e Iglesias mantuvieran relaciones, el parecido físico con el cantante y la negativa del supuesto padre a someterse a las pruebas de ADN.

María Edite se mostró orgullosa tras su declaración y con «ganas» y «confianza» ante la sentencia del tribunal. «Con la verdad siempre se llega a todas partes», afirmaba. La madre de Sánchez declaró que «Julio está acorralado, él se ha perdido a su hijo, le pido que deje de poner trabas».

Falomir, abogado de Iglesias, no descartó que el cantante se haga las pruebas de ADN en un futuro. «Dejemos que sea definitiva la cuestión de cosa juzgada y luego, si cabe y procede, haremos pruebas como ya dijimos el 28 de octubre de 2018». En caso de que la sentencia sea favorable a Sánchez, Falomir aseguró que recurrirán hasta llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.