Montserrat, pasión taurina por Sant Antoni

La prova es una modalidad que se celebra desde mediados del siglo XIX. / v. cortés
La prova es una modalidad que se celebra desde mediados del siglo XIX. / v. cortés

Los integrantes de La Peña Prova i Entrà organizan por quinto año consecutivo las fiestas en honor al patrón de los animales | Tras casi un lustro de buenos resultados y una notable aceptación, los festejos se consolidan poco a poco teniendo como protagonista al ganado autóctono

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ

Por quinto año consecutivo, Montserrat volverá a celebrar toros en torno a la festividad de Sant Antoni, patrón de los animales y uno de los santos más taurinos que existen como se demuestra en estas fechas donde decenas de localidades le rinden culto con el rito de la Tauromaquia. En Montserrat, la organización de los festejos que dan el pistoletazo de salida a la temporada corre a cargo de la Penya Taurina Prova i Entrà, un grupo de veinte amigos que trabaja con pasión por salvaguardar la tradición taurina del municipio y mantener la categoría que entre los aficionados tuvo siempre este pueblo.

«La peña tiene ocho años de vida, los tres primeros los dedicamos a organizar los festejos de agosto pero desde hace cinco años iniciamos la aventura de hacer toros por Sant Antoni», afirma David Alemany, presidente de la entidad. «En estas fechas nunca se habían celebrado toros en Montserrat», comenta antes de añadir cómo surgió la idea de hacer toros en febrero. «De los beneficios que sacamos un año de la feria de agosto, decidimos hacer toros un fin de semana, y optamos por hacerlo en febrero, que es un mes en el que no se organiza nada en el pueblo», confiesa.

Tras casi un lustro de buenos resultados y una notable aceptación, los festejos de Sant Antoni se van consolidando poco a poco teniendo como protagonista al ganado autóctono. «Los años que llevamos organizándolos, los festejos han tenido una gran acogida. De hecho, recuerdo que el primer año tuvimos una mañana una temperatura de -7º, y el pueblo estaba lleno de aficionados para ver el toro de cuerda. Eso demuestra que la gente, aunque sea en una época poco taurina, siempre tiene ganas de toros y acude haga el tiempo que haga». Este año, no en vano, serán cinco las ganaderías que pisen las calles de Montserrat. «Aquí tenemos la norma de contar siempre con las ganaderías que quedan en las primeras posiciones durante la feria de agosto. El último año ganó Benavent, en segundo lugar quedó Asensi y el tercer puesto fue para Fernando Machancoses. Además, hemos optado por repescar a la ganadería de El Salero, que tiene el ganado en el pueblo y queremos contar con él después de dejarlo el año pasado fuera y así darle una oportunidad. Para el domingo por la mañana hemos optado por la ganadería de Hnos. Cabello, que no ha venido nunca a hacer toro de cuerda».

«Optamos por febrero, que es un mes en el que no se organiza nada en el pueblo», confiesa Alemany

En Montserrat los méritos adquiridos en la calle se tienen en cuenta. Se premia a los triunfadores, como siempre ocurrió en el mundo del toro. Y al contrario también sucede. «Cuando los festejos los organizaba el ayuntamiento, en formato concurso, las ganaderías que quedaban en los últimos puestos no volvían a Montserrat en dos o tres años. Desde que los festejos los organizamos las peñas, premiamos, mínimo, a los dos primeros clasificados. Es una manera de reconocer el buen trabajo». En municipios como este, donde se valoran los esfuerzos, la ganadería autóctona tiene su mejor escaparate. «Está claro que las tres o cuatro ganaderías referencia de la Comunidad Valenciana y que todo el mundo conoce tienen el trabajo asegurado durante todo el año, sin embargo hay un grupo importante de ganaderos con nivel que merecen ir entrando en las programaciones porque se lo ganan. El ejemplo es Asensi, que hizo una muy buena prueba el año pasado y este año tiene mucha demanda», asegura, antes de agregar: «El toro cerril es muy atractivo pero el ganado autóctono también tiene mucho tirón y ofrece un muy buen espectáculo».

La prova i entrà, un clásico

El gran atractivo en Montserrat es la clásica prova i entrà, modalidad que precisamente da nombre a esta peña. Rememorando los tiempos en que el ganado se llevaba a los pueblos en trashumancia desde el campo hasta las calles, el sábado se soltarán cuatro vacas y un toro en puntas de Jesús Asensi y El Salero. «Existe un libro, escrito por el cronista oficial del pueblo, Marcos Campos, que asegura que esta modalidad se lleva celebrando desde mitad del siglo XIX. En la prova es donde más gente hay, es el espectáculo más atractivo y lo que siempre se ha celebrado».

El domingo, la programación también incluye la prova i entrà, en este caso con ganado de Vicente Benavent y Fernando Machancoses. Sin embargo, la organización ha incluido otra de las modalidades clásicas en la localidad, el bou en corda, en esta ocasión con reses de Hnos. Cabello. «Aunque aquí los festejos se centran en la prova, hay que decir que el bou en corda se celebra en Montserrat antes incluso que en pueblos donde esta modalidad tiene más tradición como puede ser Turís o Godelleta. Aquí se celebra desde 1978 y es un espectáculo con mucho interés, de hecho tiene fuerza en muchos pueblos y en otros se ha recuperado después de muchos años sin hacerse. Incluso en algunos que no se ha celebrado nunca, ahora se hace. Aquí en Montserrat, a día de hoy, un domingo sin bou en corda no se entendería», confiesa.

La conservación de modalidades, e incluso la recuperación de otras que en su tiempo estaban muy arraigadas a los pueblos, es tarea de las peñas. «Aquí solo se han dejado de hacer novilladas», señala Alemany, en referencia al certamen que se celebraba en Montserrat y que servía para dar las primeras oportunidades a aquellos que soñaban con ser toreros. «En Picassent, donde formo parte de otra asociación, nos ha costado recuperar el bou en corda, sin embargo, después de un tiempo haciéndolo, sería inviable dejarlo de hacer. Después de recuperarlo, la gente lo ha vuelto a acoger como si no se hubiera dejado de hacer nunca. A la hora de hacer ciertas iniciativas, en el toro muchas veces tenemos el defecto de partir siempre del 'no' hasta que se hacen y son un éxito», explica.

Los festejos de Sant Antoni comienzan esta misma tarde con una jornada dedicada a los más pequeños. «Haremos un carretón con cuerda y luego lo embolaremos. Es importante involucrar a la gente joven, moverles el gusanillo. El toro hay que compartirlo con todos, igual que se hace con otras actividades. Los jóvenes tienen que sumarse al carro, pero haciéndolo con respeto y afición», concluye.

Más noticias de bous al carrer