La historia de la mocaorà: su origen, la receta y cómo los panaderos engañaron a un rey

Frutitas de mazapán. / Pixabay

El 9 de octubre se celebra el día de los enamorados en Valencia con una bandeja de mazapanes con forma de fruta y un pañuelo. Su historia tiene siglos y muchas anécdotas

LP.ES y LORENA BELLIDOVALENCIA

Cada 9 d'Octubre los dulces de mazapán se convierten en el elemento principal de la 'mocaorà', una tradición que ha pasado a convertirse en el regalo de los enamorados valencianas a sus amadas y que sirve para endulzar la celebración del día de la Comunitat y conmemorar así la entrada del rey Jaime I en Valencia.

El origen de la celebración, según algunas fuentes, se remonta a la propia conquista de Valencia por parte de Jaume I en 1238. Según cuentan, las mujeres valencianas obsequiaron al rey, a su mujer Na Violant de Hungría y a sus soldados con frutas y verduras de la huerta valenciana, lo que dio pie a que el 9 d'Octubre se recordara la conquista de Valencia con ese anecdótico hecho.

Aunque parezca increíble, no siempre se ha celebrado la tradición del 9 d'Octubre todos los años ni de la manera que hoy conocemos. Hasta finales del siglo XIX se dijo que se festejaba únicamente una vez cada cien años, cuando la tradición señalaba que sólo se celebraba este evento, con la bajada de la Senyera, en su centenario. De este modo, se celebró el 9 de octubre de 1338, el de 1438, de 1538, y así hasta llegar a 1838, cuando a partir de finales de este siglo se consideraba que la tradición cambió y empezó a celebrarse todos los años.

Sin embargo, un manuscrito de 1747, es decir, nueve años después del quinto centenario de esta tradición, y un siglo antes del considerado hasta ahora como el del cambio relata cómo ese año una familia celebra el día de la 'mocaorà', comprando los típicos dulces para compartir el señalado 9 de octubre, realizando así la tradicional celebración en una fecha que no era la, hasta ahora, considerada para hacerlo.

El nacimiento de la mocaorà, la piuleta y el tronaor

La conocida tradición bajo el nombre del pañuelo de tomar estos dulces con forma de instrumentos pirotécnicos, como son la 'piuleta' o el 'tronador', surgió unos pocos años antes de la fecha del manuscrito, en 1738, cuando se prohibió disparar pólvora en el quinto centenario del 9 de octubre, y los pasteleros decidieron, con gran picardía, hacer estos dulces que recordaban a los objetos prohibidos para la celebración. El resto de formas y figuras elaborados con mazapán, no son más que una derivación de aquellos primeros dulces.

Algunas fuentes creen que el Gremio de Panaderos ya idearon el engaño una vez concluyó la Guerra de Sucesión, en el siglo XVIII, que fue cuando el rey Felipe V abolió els Furs, promulgó los Decretos de Nueva Planta y prohibió la fiesta. Se abolió todo lo referido a privilegios, prácticas y costumbres que hasta el momento regían en los Reinos de Aragón y Valencia y también se prohibió la celebración de la entrada de la entrada de Jaime I.

Cuentan que entonces que al Gremio de Panaderos valenciano, dada la prohibición, se le ocurrió la idea de preparar unos dulces de mazapán con formas de fruta y verduras, en homenaje al recibimiento de 1238, y otros con forma de 'piuletes i tronadors' que representan cohetes y petardos, truenos que son más potentes, como una manera irónica de burlar la prohibición de usar la pólvora. Otras versiones relacionan las 'piuletes i tronadors', por su forma con órganos sexuales y estarían ligados a la fertilidad. De esta manera siguieron celebrando, en secreto, el día en que Jaume I conquistó Valencia y otorgó los Fueros a la ciudad.

La receta de las frutitas de la mocaorà

Ingredientes y receta para hacer paso a paso las frutitas de Sant Donís, tanto de forma tradicional como con robot de cocina.

Para hacer 10 frutitas de mazapán

- 100 g de almendra molida

- 100 g de azúcar glas

- Media clara de huevo

- Colorante alimentario naranja, verde, morado, amarillo, rojo…

- canela en polvo para decorar

- rabitos de cerezas y hojas de papel para decorar

- piñones, para simular los ojos de las patatas

- chocolate negro, para simular las pepitas de las rodajas de sandía

Consulta la receta de la mocaorà hecha por Sucreart.

Cómo se celebraba en 1747: una libra valenciana y 5 sueldos

En el manuscrito, fechado en un lunes 9 de octubre de 1747, se puede leer cómo un comerciante valenciano llamado Gilabert relata que una familia compra en una de las reposterías de la ciudad, 'Casa Almella Cerezo', «más de 8 libras de turrones tanto de azúcar como de canela», así como otro tipo de dulces, que le costó a la familia que hizo la compra «una libra valenciana y 5 sueldos, un gasto importante que sólo se podía permitir una familia acomodada en el siglo XVIII», ha relatado el investigador Estos dulces fueron comprados para celebrar San Dionisio y la tradicional 'mocaorà'.

Según el investigador, este documento es «fundamental para entender la tradición y el origen de la actual celebración», ya que demuestra dos aspectos importantes sobre esta tradición. En primer lugar, que los valencianos continuaron celebrándola pese a la supresión de sus fueros, y además con una continuidad que no es la conocida hasta ahora. Y por otro, y entrando en los aspectos concretos de esta celebración, que de esos dulces que aparece en el texto, como son los turrones de canela, es de donde derivan los actuales mazapanes, que han ido evolucionando hasta adquirir las coloridas formas que atualmente todos los valencianos disfrutan cada 9 de octubre.