Podem no rechaza la donación de Ortega pero aclara que no es «moneda de cambio»

Maria Oliver, candidata municipal de Unidas Podemos./
Maria Oliver, candidata municipal de Unidas Podemos.

La candidata municipal de Unidas Podemos no rechaza como Iglesias las ayudas de Amancio Ortega o firmas valencianas pero opina que habría que reflexionar sobre «qué es un mecenas»

Lola Soriano
LOLA SORIANO

María Oliver, candidata de Unidas Podemos a la alcaldía de Valencia, ha quitado hoy hierro a las declaraciones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, sobre el veto a las donaciones de Amancio Ortega a la sanidad pública y acto seguido Oliver ha recordado que las donaciones no pueden ser moneda de cambio. Oliver ha asegurado que «no le daría mayor importancia a las donaciones de cualquier empresario, aunque las donaciones no pueden ser moneda de cambio para comprarnos y hacernos callar en las reivindicaciones de otros temas como puede ser la dignificación de los trabajadores, evitar el trabajo precario, las condiciones en las que están exportando o importando las cosas a nivel global». La portavoz municipal de Unidas Podemos ha insistido en que «las donaciones son donaciones y desde luego no van a comprar a nadie».

Oliver ha argumentado que en el Ayuntamiento de Valencia se producen donaciones de particulares constantemente. «No les daría mayor bombo. Al final sí que es una manera que tienen las empresas de blanquearse, pero insisto no nos van a comprar».

Mecenas valencianos

En referencia a otros mecenas valencianos como el empresario Juan Roig y su esposa Hortensia Herrero, ha opinado que «en la misma línea. Sobre el hecho de que cualquier empresario o empresaria done algo a la ciudadanía, primero habría que reflexionar bien qué es una donación y qué no lo es y qué es un mecena y que no lo es porque si al final generas una actividad económica que te va a beneficiar no se puede aplicar, un mecenas es otra cosa». Dicho esto, ha añadido que «defiendo más proyectos como Bombas Gens, que sí que tienen una repercusión mucho más positiva sobre los barrios y sobre el tejido cultural de la ciudad. Y apuestan por profesionales de primera línea valencianos y a mí me gusta más este tipo de vinculación del empresario con la ciudadanía que las donaciones, que no les doy mayor relevancia».

Sobre el pabellón de Basket propuesto por Roig que está en tramitación ha explicado que «la ley es muy clara. La manera correcta de gestionar el suelo público es la cesión. Las administraciones públicas tenemos que velar por el patrimonio de todas y allá donde se pueda ceder el suelo público a 50 años y recuperarlo después, incluso con el vuelo siendo propiedad de todas, para la ciudadanía es mucho más beneficioso y evidentemente para el empresario quizá lo sea menos, pero estamos del lado de la administración y la ciudadanía. El resultado va a ser sin duda buenísimo para la ciudad». Y ha añadido que en este sentido, están satisfechas de que no se haya optado por la venta. «Estamos satisfechas de situar en el imaginario público algo que con el PP estaba guardado en un cajón. La gestión del patrimomio no está al servicio de la empresa, sino de la ciudadanía. Tampoco estamos en contra de las empresas. Simplemente vamos a tener un trato justo y siempre velaremos por el beneficio de la ciudadanía».

Oliver también ha hablado de temas de Educación. Ha recordado que hoy hay convocada una huelga de las trabajadoras de las escuelas infantiles por las condiciones precarias de empleados. La candidata de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Valencia ha explicado que estos cuatro años están haciendo un trabajo de asumir la gestión directa de las escuelas municipales infantiles para abaratar y mejorar el servicio y ha afirmado que las familias «han pasado de pagar 350 euros al mes a 32 euros. Eran las más caras porque el PP obligaba a las familias a pagar el comedor y cambiamos los pliegos, sobre todo en la gestión indirecta, para que fueran escoletas más asequibles». Y ha añadido que también tenían interés en mejorar las condiciones de las trabajadoras. Ha apuntado que es un sector muy feminizado. «Hay gente que tiene proyectos educativos maravillosos, pero no todo el mundo trabaja tan bien. Hay gente que se ha introducido en el sector de manera especulativa y no están tratando bien a sus trabajadoras y es necesario generar un espacio de negociación para garantizar que las mujeres que están cuidando a los niños de 0 a 3 años estén en las mejores condiciones posibles tanto a nivel de remuneración como de horarios».

Nuevas escoletas

Cabe recordar que hasta ahora hay doce escuelas municipales, cuatro de ellas son de gestión directa y ocho indirectas. Oliver anunció que en esta próxima legislatura abrirán el centro de Clara Campoamor, en Orriols, y hay prevista otra escoleta en El Cabanyal, en la zona de las dotaciones previstas en la parte final de Blasco Ibáñez, cerca de la calle Vidal de Canelles, donde irá también el centro de mayores, uno de empleo y un centro cívico.

Unidas Podemos quiere generar «una red más amplia de escuelas municipales tanto de gestión directa como indirecta y trabajar en la detección temprana de los posibles problemas que pueda tener nuestra infancia. Este sector es la base de nuestra ciudadanía».