Denuncian a la candidata de Cs de Chiva por falsedad documental y apropiación indebida

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, con Amparo Lapuente./
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, con Amparo Lapuente.

El concejal de ADUC le acusa de crear documentos falsos para dar de baja a su partido y de quedarse con dinero de la formación

HÉCTOR ESTEBANValencia

El concejal del Ayuntamiento de Chiva Manuel Verdeguer ha presentado una denuncia en el juzgado de Requena contra la candidata de Ciudadanos a la alcaldía por la localidad, Amparo Lapuente, y contra J. G. por los presuntos delitos de falsedad documental y apropiación indebida.

Manuel Verdeguer es presidente del partido Alternativa Diseminados y Urbanizaciones de Chiva (ADUC), una formación que Verdeguer asegura que fue disuelta «de manera fraudulenta» y que tuvo que volver a crear. Por ese motivo se ha presentado la denuncia, en la que se pone de manifiesto que Lapuente y J. G., que pertenecieron en su día al organigrama de ADUC, maniobraron después de ser expulsados de la formación para dar de baja en el Ministerio del Interior al partido. «A sabiendas de no ostentar cargo alguno, pues no impugnaron sus ceses o expulsiones, han simulado la existencia de actas, acuerdos, atribuyéndose cargos que no ostentan, creando documentos para ello supuestamente falsos y elevando dichos acuerdos a escritura pública e introduciendo dichos documentos en expedientes administrativos», señala el denunciante. Verdeguer asegura en su denuncia que uno de los movimientos que confirma esta intención fue el cambio de domicilio de la formación para que él no tuviera acceso a las notificaciones y no conociera todos los movimientos que se estaban realizando.

Tras la maniobra de los dos denunciados, según consta en el escrito presentado al juzgado, ADUC desapareció como partido y Verdeguer pasó al grupo de los no adscritos en el Ayuntamiento de Chiva Además, en la denuncia se acusa a J. G. de haber recibido un dinero del partido «que no ha puesto a disposición» de ADUC y se desconoce el destino del mismo«.

Amparo Lapuente, que antes de estar en ADUC fue concejala del PP en Chiva con José Manuel Haro como alcalde, fue secretaria de ADUC. J. G, por su parte, «se atribuyó el cargo de tesorero» en el partido de los diseminados y urbanizaciones de Chiva, según consta en la denuncia. En la escritura de constitución de ADUC, con fecha 18 de febrero de 2015, figura que el tesorero es Salvador Benlloch.

ADUC se presentó a las municipales de 2015 y obtuvo un concejal en la figura de Verdeguer. La secretaria seguía siendo Amparo Lapuente y J. G. figuraba como administrador de la candidatura, según consta en la denuncia. Entre las funciones del administrador estaba presentar la candidatura en la Junta Electoral y percibir las subvenciones, «en la cuenta bancaria que él proporcionó y que no es la del partido».

El 15 de octubre, y según consta en la denuncia, Lapuente y el otro denunciado «se presentaron en una oficina bancaria de la Pobla de Vallbona con la decisión unilateral y por decisión personal y sin poderes para ello para retirar los poderes bancarios» al concejal Verdeguer y al tesorero, que ostentaban la titularidad de la cuenta.

Por esa acción, ADUC inició un expediente sancionador contra Lapuente, que recibió un burofax el 4 de noviembre de 2015. Lapuente respondió y el 10 de noviembre fue expulsada del partido ADUC. Días después, se decidió el cese del otro denunciado como administrador.

La denuncia añade que el 28 de abril de 2017, Lapuente se arrogó el cargo de presidenta de ADUC tras haber sido nombrada por una Asamblea General Extraordinaria de ADUC el 19 de abril de 2016, cuando ya había sido expulsada de la formación, según el denunciante. En esa Asamblea procedieron a la expulsión de Verdeguer y a la disolución de ADUC. «Presentaron la documentación creada ficticiamente en el Ministerio del Interior» y el 9 de mayo de 2016 se canceló la inscripción de ADUC. Verdeguer se encontró con la sorpresa de pasó a ser concejal no adscrito y perdió los derechos como grupo político. El hecho que los denunciado cambiaran el domicilio es lo que provocó que el concejal no se entera de los movimientos ni de las notificaciones. Verdeguer, junto a otros vecinos, se vio obligado a inscribir de nuevo la formación de ADUC para concurrir a las elecciones.