Usar el móvil en el supermercado puede salir muy caro

Una joven, vagando por el supermercado con su móvil.

El uso del teléfono distrae la concentración y hace al consumidor más vulnerable a las técnicas de 'marketing'

ATLAS

Entre pasillo y pasillo del supermercado a vueltas con el móvil. Comprar con el teléfono deja a la concentración fuera de cobertura. Estamos más pendientes de la pantalla del dispositivo que de las estanterías. Al final termina preguntándose cómo han llegado algunos artículos a su carro y la compra acaba pasándole factura. Porque el móvil se convierte en un elemento de distracción.

Mientras usted comunica su cerebro desconecta, por ello compra más de lo necesario, olvida lo importante y acaba dejándose llevar por estrategias de marketing ante las que no es capaz de reaccionar para decidir si le interesan o no. Para evitarlo fíjese en lo que compra y al móvil que le den calabazas.

Así roban el móvil a un turista en Valencia con el método del estrangulamiento

Consumo