Los taxistas amenazan con «acciones contundentes» tras nuevos altercados en Madrid

Los taxistas se concentran en la estación de metro de Ifema / . EP

Este jueves se han registrado 14 lesionados en los enfrentamientos entre los policías y los manifestantes en los alrededores de Ifema

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los taxistas de Madrid están dispuestos a mantener el pulso, a pesar del cansancio de los cuatro días de huelga que llevan a sus espaldas, el daño a los usuarios y a la imagen de la ciudad y el perjuicio económico que les está suponiendo no trabajar en días de tanta demanda como los de Fitur con 250.000 visitantes en la capital. Es más, el colectivo, tras otra jornada de disturbios y heridos, anuncio este jueves que planea «acciones más contundentes» y con «más fuerza» para hacer valer sus demandas frente a los VTC. «Ahora no se puede dar marcha atrás», fue la consigna que lanzaron los líderes de los cinco plataformas que lideran la protesta: la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, la Asociación Madrileña del Taxi, Élite Taxi Madrid y la Asociación Plataforma Caracol.

La CNMC pide normas autonómicas que garanticen la continuidad de las empresas como Uber y Cabify

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha instado a que se desarrolle «a la mayor brevedad posible» una normativa autonómica que garantice el servicio de vehículos de alquiler con conductor (VTC), el que dan plataformas como Uber y Cabify, «puedan seguir prestándose en el futuro».

El 'superregulador' realiza esta «recomendación» en el informe que ha emitido sobre el Real Decreto Ley que el Gobierno aprobó en septiembre de 2018 para habilitar a las comunidades autónomas a regular al sector de las VTC y abrir además la puerta a que los ayuntamientos, en un plazo de cuatro años, puedan limitar su número de coches.

El presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz, dejó claro este jueves que el gremio cree que es esta vez o nunca y que la voluntad «unánime» del colectivo es «no parar» con la huelga hasta que no se haya obtenido un resultado «tangible» que acote el margen de maniobra de los VTC.

Reunión Comunidad y Ayuntamiento

Los cinco colectivos dijeron valorar como «avance importante» el hecho de que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento se reunieran este jueves para abordar cómo solventar este conflicto, pero lamentaron que las administraciones concernidas no acordaran ninguna medida concreta.

En realidad, el consistorio y el Ejecutivo autonómico lo único que pactaron es volverse a ver. Según fuentes de la reunión, el Gobierno de Ángel Garrido insiste en que, en modo alguno, va a aceptar la principal demanda de los taxistas: obligar por ley a que los servicios de empresas como Uber o Cabify se haga con un tiempo mínimo de contratación. La 'solución catalana' que el Gobierno de Quim Torra ha propuesto y que ha servido para los taxistas barceloneses desconvoquen su huelga «directamente no se contempla», afirmaron desde el Ejecutivo regional.

Un taxista muestra los moratones tras las cargas de la policía en el entorno de Ifema
Un taxista muestra los moratones tras las cargas de la policía en el entorno de Ifema / EP

«Energúmenos»

Garrido este jueves no bajó, precisamente, el tono y criticó la «lamentable» situación propiciada por «un grupo de energúmenos que se intentan adueñar de las calles». El presidente madrileño aseguró que la situación actual es consecuencia del «ministro más irresponsable de la historia», el titular de Fomento, José Luis Ábalos, que decidió «lavarse las manos».

Los colectivos, que siguen considerando a Garrido su bestia negra, no quisieron desvelar cuáles serán sus próximas protestas que ya anuncian que serán más duras, pero lo cierto es que la Delegación del Gobierno, que ya ha comenzado a expedientar a algunos taxistas por los cortes de carreteras, ha dado ya órdenes de poner coto a sus desmanes en los alrededores de Ifema. Y sobre todo frenar sus maniobras para cortar la M-40, la principal vía de circunvalación de la ciudad, con el fin de dejar atrapados a miles de conductores.

Este jueves, después de que en los últimos cuatro días lograran cortar una decena de arterias, los antidisturbios se emplearon a fondo para impedir que los taxistas llegaran a las autovías. Solo en una ocasión lograron su propósito de cortar la M-40 y las Unidades de Intervención de la Policía se emplearon a fondo con varias cargas.

Al final, otra jornada de incidentes que se saldó con catorce personas (diez taxistas, tres agentes y un periodista) heridas. Dos taxistas fueron detenidos. Uno por negarse a abandonar la M-40 y otro en Atocha por atacar a un vehículo de VTC en la estación.

Los centenares de taxistas que siguieron acampados frente a la Feria de Madrid también ocuparon durante algunos minutos la estación de metro de Ifema, punto de llegada de los miles de visitantes de Fitur, ya que también ayer siguió siendo imposible acceder a los recintos feriales por los medios de transporte de superficie porque los taxistas mantuvieron bloqueadas todas las vías de acceso a la zona.

En esa acampada frente a Ifema una decena de taxistas tienen previsto iniciar en breve una huelga de hambre para mantener la tensión también entre sus compañeros.

Los taxis dan una tregua al 'Govern' mientras las VTC amenazan con la vía penal

CRISTIAN REINO | Barcelona

La Gran Vía de Barcelona amaneció este jueves con la circulación habitual de coches. Por primera vez en una semana, no había taxis estacionados impidiendo el paso, en una de las principales arterias de la ciudad. Tras una votación celebrada durante la tarde del miércoles, el colectivo de los taxistas, por un muy escaso margen, dio por concluida la huelga y levantó la concentración de vehículos. Eso sí, los taxistas advirtieron este jueves al Gobierno catalán que le dan de tregua hasta el martes que viene. Si el Ejecutivo catalán no tira adelante el decreto que ha prometido, y que establece que los vehículos VTC deberán precontratar sus clientes con al menos 15 minutos de antelación en la ciudad Barcelona y una hora, en el área metropolitana, los taxistas volverán a la huelga.

El decreto de la Generalitat ha conseguido calmar los ánimos entre los taxistas, pero ha resuelto el problema a medias, ya que los que ahora están en pie de guerra son los conductores de vehículos de VTC y sus empresas, que se están planteando abandonar el mercado catalán y que consideran que la nueva normativa catalana les expulsa de la ciudad.

A su juicio, el decreto de la Generalitat es ilegal y amenazan con acudir a la vía penal para reclamar indemnizaciones por valor de mil millones y advierten de que la nueva normativa autonómica provocará 4.000 despidos. La patronal Unauto VTC en Cataluña exigió además la dimisión del consejero de Territorio y Sostenibilidad de la administración catalana, Damià Calvet, como «responsable de intentar destruir el sector de VTC en Cataluña; destruir casi 4.000 empleos y dejar sin servicio a miles de ciudadanos de Barcelona y el área metropolitana». Mientras la Gran Vía amaneció este jueves despejada del paro de los taxis, la protesta en Barcelona se ha trasladado ahora a la Diagonal, donde se concentran los vehículos VTC.

Más información: