La pensión media de los autónomos crece un 30% en la última década

Vista de la manifestación convocada este lunes por el movimiento de pensionistas de Vizcaya./Efe
Vista de la manifestación convocada este lunes por el movimiento de pensionistas de Vizcaya. / Efe

Se impulsa muy por encima de la de los asalariados hasta rozar los 700 euros, pero aún así la brecha entre ambas es de más de 600 euros

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La pensión media de jubilación de un autónomo se acerca ya a los 700 euros al mes, mientras que diez años atrás ni siquiera llegaba a los 530 euros. Esto supone que en la última década se ha incrementado un 29,7% (157 euros) hasta los 686 euros mensuales, según datos de la Seguridad Social a 31 de julio de 2019 recogidos en un informe publicado hoy por la federación de autónomos ATA.

Dos empleos menos por cada nuevo robot que entra en la industria

Por cada robot que entra en la industria manufacturera, casi dos personas pierden su trabajo (1,6), un ritmo de destrucción que se multiplicará por cuatro en la próxima década, según concluye un nuevo estudio confeccionado por Oxford Economics. Desde el año 2000 esta tendencia a la sustitución de personas por máquinas se ha llevado por delante 400.000 puestos netos en toda Europa, un 1,5% del empleo sectorial en sólo 15 años, y en 2030 la pérdida será ya de dos millones de empleos destruidos, según denuncia hoy UGT en un comunicado. Los primeros en desaparecer serán los trabajos con mayor porcentaje de tareas repetitivas y rutinarias.

En el caso de España, el sector industrial ha pasado de contar con 3,11 millones de trabajadores en 2002 a 2,58 en 2016, una tendencia que se va a agudizar de forma dramática, según las previsiones del informe. Además, el estudio insiste en que las consecuencias de esta destrucción neta de empleo serán más profundas y duraderas en aquellas zonas y países con un mercado laboral más inestable y precario, «precisamente las características que definen nuestro mercado laboral», según resalta UGT, que criticó la ausencia de planes de formación y políticas activas de empleo adecuadas.

A un ritmo de subida de un 3% de media cada año, se trata de un impulso mucho mayor que el que ha experimentado la pensión media de jubilación del Régimen General, que ha aumentado en este caso un 21,2%, 8,5 puntos porcentuales menos. Sin embargo, la paga que reciben los trabajadores por cuenta propia de la Seguridad Social sigue siendo muy inferior a la de los asalariados: la brecha, pese a que va reduciéndose, asciende en la actualidad a un 37%. Así, si un autónomo cobra una prestación de 686 euros de media, la de un trabajador por cuenta ajena es casi el doble y se eleva hasta los 1.091,5 euros al mes, lo que supone una diferencia de 605 euros. En 2009, la brecha se situaba en 372 euros mensuales, puesto que entonces la pensión media de un emprendedor era de 528,7 euros al mes y la de un asalariado superaba por poco los 900 euros.

No obstante, cabe resaltar que la pensión media que han recibido en julio los nuevos jubilados del RETA, es decir, aquellos que han cobrado en julio su primera 'nómina' tras retirarse de la vida laboral, se elevó hasta los 761,68 euros, 75 euros más que la media y un 30,6% más que la media de los jubilados del RETA en 2009. Esto supone que en una década los nuevos jubilados perciben 178,49 euros más que los jubilados autónomos de hace una década. En este caso concreto de las prestaciones por jubilación, la brecha entre lo que perciben los jubilados autónomos y los del régimen general es ahora un 40% más baja y lo era un 45% en 2009.

«Aunque la jubilación media de un autónomo sigue siendo un 40% más baja frente a la de un jubilado del régimen general, hay que destacar que esta brecha va poco a poco disminuyendo», resaltó Lorenzo Amor, presidente de ATA, quien a su vez puso de relieve que esta importante diferencia «es el resultado» de una menor cotización, ya que los autónomos cotizan un 40% menos que los asalariados.

Y es que la inmensa mayoría de los más de 3,2 millones de trabajadores autónomos cotizan por la base mínima. Así lo hacen el 86% de los que son persona física, lo que supone que su base de cotización es de 944,4 euros al mes, mientras que en el caso de los societarios apenas eligen esta opción una tercera parte. Amor advirtió de que «hace falta pedagogía para que los autónomos elijan voluntariamente la base que mejor les protege para un futuro», ya que cotizar por una base mayor es «la mejor opción siempre que se pueda».

Jubilaciones tardías

El fuerte crecimiento que ha experimentado la jubilación media de este colectivo en los últimos diez años no ha tenido su reflejo en el número de pensionistas, que han aumentado en este periodo un 7,7%, acercándose a los dos millones. Un alza muy inferior al que ha habido en el Régimen General, que ya cuenta con más de siete millones de pensionistas tras haberse incrementado un 41% desde julio de 2009. Así, este régimen cuenta con 2,2 contribuyentes por cada pensionista, mientras que en el RETA hay 1,6 contribuyentes por cada pensionista. «La vida laboral del autónomo es mucho más larga que la de los trabajadores por cuenta ajena, ya que muchas veces un autónomo continúa en su trabajo más allá de los 65 porque para él su negocio es como un hijo más», explicó el presidente de ATA, que pidió medidas en favor del relevo generacional y de la jubilación activa.