Sesderma, un negocio con la globalización en la piel

Nueva sede de la compañía, que se inagurará el próximo 21 de septiembre. / LP
Nueva sede de la compañía, que se inagurará el próximo 21 de septiembre. / LP

La empresa de productos dermatológicos está inmersa en un proceso de internacionalización que le permitió aumentar sus ventas un 20% el pasado año

Á. M.

Muchos profesionales se plantean hacer empresa, pero son pocos los que dan el primer paso y se abren camino para conseguirlo. Ese es el ejemplo del doctor Gabriel Serrano, que fundó en 1989 la empresa de productos dermatológico Sesderma, cuando llevaba más de una década en el Hospital General Universitario de Valencia y con su consulta privada.

Serrano unió fuerzas con un farmacéutico y empezó la comercialización de fórmulas magistrales destinadas específicamente al tratamiento y a los cuidados dermatológicos. De entonces a ahora, la compañía está presente en más de 80 países y continúa intensificando su internacionalización.

Ya en 1992 la empresa abrió una filial en EEUU. Empezando en Atlanta y trasladándose a Miami en 2010. Un año antes de esta última decisión en América, había abierto en Polonia, mientras que en 2012 pusieron en marcha sus filiales en México y La India. De entonces a ahora, su presencia internacional se ha reforzado con filiales en República Dominicana, Costa Rica, El Salvador, Panamá, Perú, Brasil, Alemania, Reino Unido, Rusia y Taiwán.

El éxito en China le ha hecho ser premiada por el gigante del comercio electrónico Alibabá

Las últimas aperturas se han centrado en Centroamérica, Rumanía y China, entre otros países. De hecho, este último será el principal mercado de la cosmética para 2020 y, según la Oficina Económica y Comercial del Instituto de Comercio Exterior (ICEX), se prevé una evolución positiva de los últimos dos años con un incremento de casi el 60%.

En los apenas 11 meses de implantación en este país, Sesderma ha vendido más de 8 millones de euros, lo que lo sitúan como el primero de los laboratorios cosméticos españoles en aquel mercado. El peso de las ventas internacionales es ya del 60% sobre el total de las ventas que realiza la compañía.

Para Sesderma, las ventas en China suponen ya un 12% del total de sus exportaciones, lo que augura un futuro muy optimista en un mercado tan competitivo como es el chino. El presidente y fundador de la compañía recibió personalmente un galardón de Alibaba Group en un evento organizado por TMall, plataforma operada por Alibaba Group y dedicada al comercio minorista online.

Otro paso relevante para la compañía ha sido la apertura de una filial en Rumanía. Una decisión que responde al objetivo de fomentar su presencia en los países del Este de Europa como parte de su plan general de expansión geográfica. Con esta decisión, el laboratorio dermocosmético apuesta por la venta directa y una presencia más consolidada.

Esta concepción internacional del negocio es muy coherente con la propia vida del doctor Serrano. Nacido en Colombia, a los 11 años le gustaba colarse en la biblioteca familiar y pasar horas explorando los libros de medicina tanto de su padre como de su abuelo, que ya eran médicos. Con el tiempo, se trasladó a Estados Unidos y, finalmente, recaló en España, donde estudió la carrera de medicina en la Universitat de València y se especializó en dermatología en 1976.

Su MIR lo realizó en el Hospital General Universitario de Valencia, hasta incorporarse como médico residente y dermatólogo en 1978 en el mismo centro. Doctor 'cum laude' con la tesis 'La foto sensibilidad inducida por medicamentos: Estudios Clínico-patológicos, foto-biológicos y foto-bioquímicos durante 10 años (1980-1989)' ejerció de profesor de dermatología y como jefe clínico del Servicio de Dermatología del Hospital General Universitario de Valencia, durante más de 25 años. Con más de 150 publicaciones en revista científicas nacionales e internacionales, es miembro de distintas sociedades dermatológicas españolas y extranjeras.

El pasado año, el grupo dermocosmético cerró el ejercicio con 60,8 millones de euros de facturación. Una cifra que supone un aumento del 21% respecto a 2016, año que se cerró con una cifra de negocio de 49,9 millones de euros. Además, el beneficio del ejercicio antes de impuestos pasa de 1,4 millones de euros en 2016 a 6,4 en 2017, cinco millones de aumento.

Este importante incremento se debe, según el presidente y fundador de Sesderma, «a la fuerte presencia internacional, que ahora supone el mayor aporte a la facturación de la compañía y, sobre todo, a la constante I+D+i que nos distingue en el sector. Nuestros productos tienen una gran aceptación y las ventas lo reflejan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos