La primera maximoto eléctrica con tecnología 'blockchain' hecha 100 % en Valencia

EUROPA PRESSValencia

La 'maxiscooter' deportiva Ghatto G1 es la primera moto «cien por cien» eléctrica diseñada y fabricada en Valencia, además de ser la primera que ofrece tecnología 'blockchain' para la validación de todos los medibles de la moto, como kilómetros, revisiones oficiales o reparaciones.

Esta moto cuenta con un conjunto de baterías de litio de diseño propio que firman 14,4 kWh de energía, lo que se traduce en torno los 300 kilómetros de autonomía en el ciclo de homologación, detalla la compañía en un comunicado.

La Ghatto G1 ofrece un par a rueda de 600Nm, lo que se traduce en una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en apenas tres segundos, por lo que es una moto «versátil», que permite dejar hasta dos cascos integrales en su gran baúl o y cuenta con tres mapas de potencia.

El diseño se ha realizado bajo estrictos parámetros aerodinámicos, lo que confiere a la moto un marcado carácter deportivo, toda una «declaración de intenciones», no como herramienta de movilidad al uso como pueda ser su principal competencia la BMW C-Evolution, sino como «objeto de deseo puramente aspiracional».

El nombre de la marca es fruto del intenso trabajo junto con el equipo de personas de WPP y la agencia VML Y&R Barcelona y con el asesoramiento y supervisión de Luis Bassat, «uno de los publicistas más valorados a nivel mundial», y hace un símil con el gato, «uno de los animales más ágiles, inteligentes y atentos».

Cargador para móvil y pantalla

Paralelamente, Ghatto G1 cuenta con un sistema de carga, tanto el Schuko como la toma tipo 2 rápida, para una carga en menos de dos horas, además de tener un espacio cargador con toma USB para móvil, 'keyless' con arranque en llavero móvil o pantalla LCD con instrumentación, entre otros.

La moto se diseña y fabrica en las instalaciones de Sollana (Valencia) y el sistema de fabricación en planta ha sido un «pilar fundamental» a la hora de abordar el proyecto, como ha explicado el director de tecnologóa (CTO, en sus siglas en inglés) de la compañía, Pepe Soriano.

«Para un producto de estas características con una demanda tan elástica y potencialmente creciente, abordar el proceso de fabricación implica labores de 'lean manufacturing' que impida lo que en el sector se conoce como morir de éxito, es decir, no ser capaz de atender a tus clientes y morir por sobrecostes de fabricación», ha destacado.

50 unidades al día

La fábrica contará con una capacidad productiva de 50 unidades al día, empleando siete células de fabricación flexible, «momento en el cual se pasará a la producción en línea como las empresas clásicas de automoción».

Por su parte, Pepe Campillo, director ejecutivo (CEO en inglés), ha apuntado que deberán «vincular la marca junto con un abanico de dealers con capacidad de poder ofrecer servicio de venta y post-venta a toda la geografía española, al tiempo que conjugamos dicho enfoque con el canal de venta online, donde queremos ser eficaces y eficientes, poniendo la vista en la internacionalización a medio plazo, que es donde se juega realmente la batalla del mercado de la moto».

«Comenzaremos a recepcionar pedidos al término del tercer trimestre del presente ejercicio, y esperamos consolidar marca y ventas, mediante una política de reinversión activa en innovación«, ha asegurado.