La nueva normativa de emisiones para los coches que entra en vigor este mes

Coche circulando por la ciudad. /LP
Coche circulando por la ciudad. / LP

Los fabricantes se han gastado más de 50.000 millones en cinco años en la mejora del impacto medioambiental de los vehículos

LAS PROVINCIAS/ EP

Este domingo 1 de septiembre entra en vigor una nueva normativa de emisiones para los coches. Si hace un año se puso en marcha el ciclo de homologación WLTP para medir el concumo de los vehículos, este mes se pone en marcha un sistema de medición de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de los automóviles.

Esta nuevo examen, que se lleva a cabo de forma directa en carretera, está pensado para controlar las emisiones NOx que lanzan los autómoviles a la atmósfera en condiciones reales de circulación. Una medida anticomunicación con la que se pretende disminuir la expulsión de estas partículas dañinas para el ser humano.

Según informan asociaciones del sector como Anfac, Aniacam, Faconauto y Ganvam, el «RDE no sustituye al WLTP», sino que lo complementa. Este tipo de controles, afirman los expertos, solo se han implantado en Europa, «con límites de emisiones que se irán reduciendo con el tiempo. Supone un gran salto en la evaluación de las emisiones de los automóviles y afecta a todos los vehículos de combustión», aseguraron.

Asimismo, destacaron que la industria del automóvil ha reducido en los últimos quince años los límites de NOx y partículas de los motores diésel gracias a la innovación tecnológica y afirmaron que los nuevos filtros «son altamente eficientes y eliminan el 99,9% de las partículas, incluyendo las ultrafinas«. De esta forma, las emisiones de NOx de los vehículos se han reducido un 84% en dicho período.

La entrada en vigor de esta normativa ha supuesto todo un reto para los fabricantes de autómoviles. Según el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), los fabricantes han invertido más de 50.000 millones de euros en los últimos cinco años en la mejora del impacto medioambiental de los coches.