Los grandes proveedores de Ford emulan su ERTE a la espera de los recortes europeos

Instalaciones de la planta de Ford en Almussafes. / lp
Instalaciones de la planta de Ford en Almussafes. / lp

Más de mil empleados de Gestamp, Faurecia o Lear Automotive se verán afectados por los mismos paros que la factoría

Inés Herrero
INÉS HERRERO

«El parque de proveedores va al ritmo de Ford, a la par, y si en Ford se negocia un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en el polígono también suelen negociar otro expediente». Así resume el presidente del comité de empresa de Ford Almussafes, Carlos Faubel, la nueva onda expansiva de ajustes laborales que se extiende entre las principales firmas de la industria auxiliar tras los seis días de paros hasta mayo anunciados por la multinacional para fabricar 10.000 vehículos menos y adaptarse así a la caída de la demanda.

Como ya sucedió con el ERTE anterior, aprobado a finales del año pasado y vigente hasta comienzos de este ejercicio, grandes firmas como Gestamp, Faurecia o Lear Automotive -antigua Johnson Controls, que suministra fundamentalmente asientos- emularán el expediente planteado en la factoría, según confirmaron también desde la Federación de Industria de CC OO PV.

A los ajustes en esas fabricantes de distintos componentes, que suman más de un millar de trabajadores y están inmersas en la negociación de sus respectivos ERTE podrían añadirse próximamente, según fuentes sindicales, las medidas de otras firmas estrechamente vinculadas al día a día de Ford, como Ilunion, que ronda los 700 trabajadores entre quienes realizan retrabajos y premontaje en planta y los empleados de su almacén logístico, Benteler, que produce ejes, o Acciona, que se ocupa de la limpieza, servicios auxiliares y tareas logísticas.

Una decena de firmas de la industria auxiliar estudian cómo adaptarse al descenso de los pedidos

En 2018, también la canadiense Magna acometió un ERTE en los mismos términos que Ford, a la que suministra los asientos del Kuga, similar al de la fabricante de interiores Autotrim (Grupo Antolín).

En otras industrias se optó por dedicar horas a formación, hacer paros técnicos con permisos retribuidos o acudir a la bolsa de horas para redistribuir producción, como Sas Automotive, Aktrion y Plastic Omnium. Tanto Industrias Alegre, la empresa de la presidenta del clúster de automoción AVIA, como Tenneco Automotive o SRG se decantaron por reordenar el calendario de producción para ocupar las jornadas de paros en Ford con pedidos de otros clientes, según CC OO, pendiente ahora de los ajustes que estudian cerca de una decena de firmas y que se concretarán en los próximos días.

En Ford, hoy se han aprobado los detalles del ERTE que afecta a 6.000 trabajadores, en las mismas condiciones que el último: un 80% del salario bruto más el 100% de las pagas, antigüedad y vacaciones. Sólo se librará el área de mecanizados de motores, que fabrica piezas para EE UU y ronda los 440 empleados.

AVIA pide flexibilidad a la administración para ajustar sus plantillas a los vaivenes de la producción

Según Mónica Alegre, presidenta de AVIA, «no queda otra que buscar la forma de ajustarse», que varía en función del tamaño de cada empresa y su dependencia de Ford. Ante la incertidumbre imperante en el sector de la movilidad, reclama a la administración «flexibilidad, por ejemplo en los contratos de obra y servicio, para ir ajustándose sin medidas tan severas como los ERE».

«No son buenas señales», admite Faubel sobre esos ajustes, a la espera de los duros recortes que prepara Ford en su división europea.

«Trabajar en un plan B»

También el secretario general de Industria de CC OO PV, Javier Galarza, urge a las administraciones públicas, patronales y sindicatos a «trabajar en un plan B y hacer algo antes de que el tren nos atropelle». «Entre la automoción y las naranjas, estamos poniendo en riesgo la economía valenciana», alerta.

Más información