El Estado paga la red general y el agricultor la de su parcela

V. LL.VALENCIA.

En virtud del convenio de Alarcón, por el que los regantes valencianos del Júcar cedieron al Estado (en julio de 2001) el uso del embalse del mismo nombre, del que son propietarios, la Administración central y la autonómica se hacen cargo por entero de pagar las obras de modernización de la Acequia Real, en cuanto a la construcción de la red general de tuberías que distribuyen el agua a presión desde Tous, sustituyendo con ellas las acequias tradicionales. Son obras que llevan bastante retraso, pero la propia ARJ reconoce en un informe de mayo pasado que hasta ese momento las arcas públicas ya habían invertido unos 200 millones de euros, lo que representa unos 1.500 euros por cada hanegada que ya puede regar a goteo. Y el agricultor no ha tenido que pagar absolutamente nada de esta parte, sólo ha de costear la instalación que corresponde dentro de cada campo: filtros particulares, tuberías terciarias en la parcela y líneas portagoteros, lo que representa 150 euros por hanegada. En el mismo informe, la ARJ anima a los agricultores que todavía no han instalado el riego a goteo en sus campos de cítricos y frutales, pese a disponer de la instalación completada hasta sus campos, a que lo hagan cuanto antes, puesto que no han de pagar ningún tipo de cuota de enganche, como ocurre en otros casos, y además el cambio de sistema de riego supone importantes ahorros en el cultivo que permiten amortizar los citados 150 euros por hanegada en un máximo de dos años y medio; a veces en uno solo, si se suma al ahorro de agua y regador el incremento de producción y calidad. La tarifa del agua es de sólo 3 céntimos el metro cúbico y se añade un abonado muy completo que sólo cuesta otros 33 euros por hanegada.