Adif ofrece a los AVE privados operar la línea de Valencia a Barcelona aunque no existe

Vías en una estación de la ciudad de Valencia. /Manuel Molines
Vías en una estación de la ciudad de Valencia. / Manuel Molines

Las nuevas compañías podrían vender billetes desde 2020, pero no habrá tercer carril hasta 2021 ni alta velocidad hasta después de 2025

ÁLVARO MOHORTEValencia

El reparto de las líneas de AVE que podrán operar las compañías privadas en España desde 2020 incluyen opciones que, cuando menos, son más de futuro que de presente. La gestora de la infraestructura ferroviaria, Adif, ha remitido a las empresas interesadas y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el documento en el que detalla la red ferroviaria y su capacidad para que los operadores puedan pedir los 'surcos' o 'slots' u horarios que quieran explotar. El problema es que no todo lo ofertado es real. 

Esto ocurre con la conexión Barcelona-Valencia, incluida en el eje Madrid-Barcelona-frontera francesa, el de mayor demanda. Actualmente, el AVE sólo llega hasta Castellón y ese tramo lo recorre a 160 kilómetros por hora. La previsión del Ministerio de Fomento actual fijan en 2021 completar un tercer carril a lo largo del corredor mediterráneo, que permita una velocidad de hasta 220 kilómetros por hora, pero no la doble plataforma para poder alojar un tren alta velocidad, que se sitúa en 310 kilómetros por hora, y que no dispone de horizonte de finalización prevista, pese a ser demandado por la Asociación Valenciana de Empresarios para 2025.

Un AVE privado valenciano

Además, Adif asegura que el modelo de apertura de la red que ha diseñado permite que «al menos» tres nuevos operadores puedan entrar a dar servicio en competencia con Renfe de «forma óptima». Ello es consecuencia de que ha diseñado tres distintos tipos de servicios, cada uno de ellos con diferentes frecuencias diarias de trenes, para tres principales ejes de AVE.

Además, del señalado, el segundo eje abarca el AVE a Valencia y Alicante, que al menos existen, y el tercero, la línea hacia el Sur, la que enlaza Madrid con Toledo, Sevilla y Málaga. Los interesados tendrán que presentar su propuesta en julio de este año. Por el momento, Acciona y la operadora ferroviaria pública francesa SNCF son las dos únicas empresas que han reconocido públicamente su interés por entrar en el negocio ferroviario del AVE y los han hecho cortejando la propuesta valenciana de Ilsa, impulsada por Air Nostrum.

Adif asegura que su objetivo es «estimular y optimizar el uso de la red ferroviaria y asegurar la calidad y puntualidad del servicio». Así se aumentarán los ingresos por el uso de vías y estaciones y se amortizaría la inversión en la construcción del AVE.

Temas

Acciona, Ave