Ofrenda de la Eurocup por un mundo más fraternal y humano a través del deporte

Los jugadores del Valencia Basket, tras salir de la Basílica./EFE
Los jugadores del Valencia Basket, tras salir de la Basílica. / EFE

La plantilla del Valencia Basket y Juan Roig llevan el trofeo europeo a la Basílica y el Palau de la Generalitat

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

El mecenas del Valencia Basket, Juan Roig, ha encabezado la comitiva taronja hacia la Basílica. Tras él, directivos, cuerpo técnico y una irreconocible y elegante plantilla. Con el traje oficial han ido a visitar a la Mare de Déu. Van Rossom y Doornekamp han hecho entrega de la corona floral con motivos naranjas a la Virgen mientras el capitán, Rafa Martínez y Dubjlevic han ofrecido el trofeo.

El cardenal obispo Antonio Cañizares ha dedicado unas cariñosas palabras a la familia taronja, a miembros del club y a muchos aficionados que han teñido de naranja la Basílica: «Queridos jugadores del Valencia Basket, estimado señor presidente, junta directiva, entrenador, hermanos y hermanas, llenos de gozo e ilusión venís a esta real Basílica de los Desamparados con este trofeo merecido. Con fuerza y coraje lo habéis traído a Valencia. Habéis querido que el primer acto festivo fuese ver a nuestra madre. Enhorabuena de todo corazón. Este trofeo es la garantía de trabajo y esa camiseta naranja que tanto os identifica está llena de valencianimo».

A continuación Rafa Martínez, protagonista por su ausencia en la final de anoche, ha rezado la 'Oración del deportista en la que ha deseado que el baloncesto ayude «a que el mundo sea más fraternal y humano»: «Este triunfo va dedicado a cuantos nos apoyan. Visca la Verde i Amunt Valencia Basket». En ese momento, el respetuoso silencio del público se ha roto para gritar al unísono: «Visca». La solemnidad ha continuado con un rezo a la Virgen, seguidamente se ha cantado el Himno a la Mare de Déu.

Tras la fotografía oficial, el obispo cardenal, ha saludado y deseado futuros éxitos al Valencia Basket.

Fuera, la afición taronja esperaba a sus ídolos, que se encuentran en el Palau de la Generalitat.