«El objetivo es que las obras del Arena arranquen en el verano de 2020»

José Puentes, en las instalaciones de l'Alqueria del Basket. / damián torres
José Puentes, en las instalaciones de l'Alqueria del Basket. / damián torres

José Puentes, director de Operaciones del Valencia Basket, pondera la apertura de la Euroliga a los méritos deportivos: «Es un objetivo logrado»

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

José Puentes es el cargo del Valencia Basket con una tarjeta de visita más amplia, ya que figura como director de relaciones institucionales y de operaciones, además de responsable de L'Alqueria. Un día a día que le permite participar en todas las decisiones estratégicas de la entidad de Juan Roig.

-L'Alqueria ha duplicado su actividad en 2018 cuando el listón ya era alto. ¿Les ha sorprendido?

-No nos ha sorprendido porque está todo muy planificado y ordenado. Lo más importante es que sabemos hacia dónde queremos caminar y por eso no estamos obsesionados con lo que vamos acumulando. Es verdad que cuando haces el balance constatas que ha habido un gran crecimiento pero no nos sorprende porque estamos trabajando mucho. La gente disfruta en L'Alqueria y por eso cada vez tiene más ocupación.

-La apuesta es la formación de jugadores locales y dando portazo al fichaje con talonario de talento extranjero. ¿Es un modelo compatible con el mundo global?

-Sí, es totalmente compatible y coherente con nuestros valores como club. El ejemplo es el de nuestros dos primeros equipos que están luchando al primer nivel con una base española muy grande. España viene de ganar un Mundial. Luego están los que dicen que en la Liga Endesa no hay muchos españoles, que es verdad. Pues nosotros somos un ejemplo de que aunque el mundo funcione de una forma nosotros tenemos nuestros valores. No vemos nada extraño en lo que hacemos.

-¿Pero renunciar al talento extranjero en cantera no es incompatible con la Cultura del Esfuerzo?

-Entiendo la reflexión y por eso la condición de extranjero o extranjera no impide para nada el jugar en la cantera del Valencia Basket. Tenemos ya niños y niñas en la cantera que sus padres han decidido vivir en Valencia y quieren jugar con nosotros. Lo que no vamos es a sacar a un niño de un seno familiar y fichar a base de talonario, como está ocurriendo con jóvenes de países como Senegal. En esos casos, si el jugador no llega ¿qué es de él? Hay casos reales de clubes que traen a esos niños, no salen y lo están pasando mal. Hablas con esas entidades y te dicen que tiene un poco de cargo de conciencia. Está pasando en España.

-Existe una duda real sobre las edades de niños y niñas fichados desde África por equipos de cantera en España. ¿Deberían tomar ya las autoridades cartas en el asunto?

-En nuestra opinión todas las instituciones deberíamos, y nos incluimos ahí, dar un paso en ordenar esa situación antes de que ocurra algún problema serio que puede llegar. Entendemos que se debería actuar. Es algo de lo que hablamos todos pero nadie acaba dando el paso. Nuestro paso es actuar con una filosofía clara y contundente.

-¿El calendario del baloncesto en Europa se les ha ido de las manos?

-Es verdad que todo el sistema de las competiciones, desde las de selecciones a las de clubes, ya sean nacionales o europeas, requiere de una reordenación pero mientras eso llega lo que estamos haciendo es estirar las plantillas. El Valencia Basket afronta la Euroliga y la Liga Endesa con catorce jugadores y hay clubes que tienen más. Esa es la solución a día de hoy pero queremos ayudar a poner sensatez entre unos y otros. Todo es encajable si hay voluntad.

-¿Si en algún momento la Euroliga le ofreciera una Licencia A al Valencia Basket, la aceptarían o renunciarían a ella?

-La realidad es que hemos trabajado muchos años para que sea compatible que exista una empresa como es la Euroliga que tiene unos propietarios que gozan de unas licencias para jugar la competición con los méritos deportivos. La Euroliga ha dado este año ese paso y como Valencia Basket repetiremos si quedamos en el Top 8 y por delante del Alba. Es difícil pero ganar la Liga Endesa también lo era. Ahora dependemos de nosotros, antes ni ganando la Euroliga tenías la garantía y existía el límite de cuatro equipos por país que ya no existe.

-¿Pero el Valencia Basket aceptaría una licencia si le ofrecen a sentarse en esa mesa?

-Si se diera esa situación lo estudiaríamos pero para nosotros lo que era importante es que la Euroliga aceptara compatibilizar el mérito deportivo con las licencias de los propietarios y ese trabajo de fondo se ha logrado. Es un primer objetivo logrado. Si en un futuro se nos ofreciera una licencia lo estudiaríamos.

-¿Les preocupa el sistema de Fair Play financiero de la Euroliga que limitará la aportación de los máximos accionistas o mecenas?

-No nos preocupa porque cada entidad tiene su realidad y, en el fondo, todo el mundo tiene un mecenas. Unas veces es un club de fútbol, otra una institución pública o un banco. Nos adaptaremos.

-Pero el ratio como objetivo de la Euroliga de limitar al 65% que ya se aplica y al 40% desde 2022 de un mecenas está lejos de la realidad actual del Valencia Basket.

-Es cierto que a día de hoy no lo cumplimos por poco pero trabajaremos para encajar todo como quiere la Euroliga por bien de la estabilidad económica de la competición. Todo esto se va a implementar poco a poco pero hay que tener en cuenta que esto nos afecta a todos. Estamos de acuerdo con las normas si son en beneficio de la competición.

-El Valencia Basket es un ejemplo en la igualdad de trato de sus equipos masculino y femenino pero sus jugadoras participan en una Liga que no es profesional para la FEB. ¿Es hora de dar ese paso?

-Las jugadoras son profesionales porque tienen un contrato laboral firmado pero es cierto que la Liga Femenina no tiene la categoría de liga profesional. Eso es verdad pero para cambiar esa situación las que tienen que trabajar son las administraciones porque requiere un cambio de normativa. No depende de los clubes. Nosotros lo que hacemos es proteger a nuestras jugadoras con el contrato que tienen en el club.

-Pero desgraciadamente no todas las jugadoras en España tienen detrás un club como Valencia Basket.

-Desconozco lo que pasa en otros lugares pero sí que tengo claro que si es bueno para la competición, para las jugadoras, los clubes y los aficionados trabajaremos y ayudaremos para que se llegue a esa profesionalización de la Liga. Si eso ayuda a crecer al baloncesto femenino crezca lo impulsaremos pero el paso lo tienen que los legisladores.

-¿El estado de la licitación del Arena va con el calendario previsto?

-Sí, los pasos que se están dando a día de hoy van de la mano al calendario que se planteó. Todas las administraciones implicadas y los técnicos están trabajando muy bien, hay mucha comunicación de las partes y el hito del cambio urbanístico fue un paso muy importante. Lo más importante fue la unanimidad de todos los partidos políticos, eso lo facilita todo.

-¿El objetivo es que las obras arranquen en verano de 2020?

-Sí, ese objetivo de comenzar la construcción del Arena el verano que viene es posible. Ahora vendrá un concurso público en el que Licampa tendrá que presentar el proyecto. El calendario del arranque de la construcción es ese, en el de finalización es mejor ser prudente porque es una instalación muy compleja.