El mejor de la Eurocup

Valencia Basket-Limoges./EFE
Valencia Basket-Limoges. / EFE

El Valencia Basket gana al Limoges y tendrá el factor pista en todas las series por el título

JUAN CARLOS VILLENAValencia

El camino del Valencia Basket para optar a ganar su cuarto título europeo le va a obligar a realizar los desplazamientos más complicados que le podían tocar en el cuadro final. Con las tres posibles eliminatorias con ventaja de campo. Un escenario calcado al de 2017 y que todo el mundo sabe como terminó. Sin duda, el mejor aviso para apretar los dientes, pensar en el paso a paso y no celebrar nada antes de tiempo. Los taronja, anoche, consiguieron su objetivo con el piloto automático puesto y pudiendo dar descansos a los más cargados de minutos. No fue la forma más brillante pero, sin duda, la más inteligente. Las fuerzas del depósito en febrero tienen el apellido de Copa del Rey.

Cuando regrese la Eurocup, en marzo, los valencianos se cruzarán con el Rytas Vilnius en cuartos de final después de finiquitar el Top 16 con un 6-0. Un karma para Ponsarnau, todo hay que decirlo, tras los nubarrones de octubre. El mejor símbolo llegó en la sala de prensa al filo de las once de la noche. El propietario del Valencia Basket, Juan Roig, quiso que las cámaras fueran testigos del abrazo a su entrenador con el que quiso expresar el apoyo al proyecto que lidera el catalán. La hemeroteca tiene decenas de ejemplos de que este tipo de postales no son gratuitas y suponen algo más que un saludo. Zanjan debates. «Este es un club donde las condiciones de trabajo son muy buenas», esa fue la respuesta de Ponsarnau al gesto.

El primer partido ante el Rytas será en la Fonteta el martes 5 de marzo mientras que el segundo se disputará en Lituania el jueves 7 o viernes 8. En caso de tener que disputar un encuentro de desempate, se celebraría en la Fonteta el miércoles 13 de marzo. Si el Valencia Basket supera ese primer escollo, donde hay una vieja herida por cerrar puesto que el entonces Lietuvos eliminó a los valencianos en las semifinales de la competición en 2005, tendrá que lidiar con un plato fuerte... y con un seguro viaje a Rusia. El vencedor del UNICS Kazán, el equipo al que los taronja ganaron el título en 2014, frente al Lokomotiv, que les eliminó en las semifinales de 2013. En la otra parte del cuarto, el ALBA Berlín se medirá al Unicaja y el ASVEL al MoraBanc Andorra. En caso del que el equipo de Ponsarnau logre acceder a la final, uno de esos cuatro equipos será su rival por el título. Con ventaja de campo para los de la Fonteta. Tras el parón de febrero, arrancará la batalla por el cuarto entorchado europeo y una plaza en la Euroliga.

El Rytas Vilnius será el rival en los cuartos de final y en caso de pasar los taronja se medirán al ganador del cruce entre el UNICS y el Lokomotiv

Ayer, los valencianos ganaron como lo hacen los grandes. Apretando en los momentos clave. Sin duda, el toque de corneta llegó tras el 0-9 con el que arrancó el Limoges la segunda parte (49-52). Un tiempo muerto del técnico catalán, tras un minuto y medio de segunda parte, activo a sus jugadores que, después del último intento de insurrección francesa (63-66), se pusieron el mono de faena para, con un parcial de 7-0, marcharse por delante al final del tercer cuarto (70-66). Ese respiro fue clave para el desenlace del encuentro y desactivar el empastre que hubiera supuesto perder el partido y la opción de tener la ventaja de campo en todas las eliminatorias.

91 Valencia Basket

Van Rossom (12), Sastre (-), Abalde (10), Will Thomas (6), Tobey (11) -cinco titular- Labeyrie (8), Dubljevic (4), Vives (-), Rafa Martínez (-), San Emeterio (14), Matt Thomas (17) y Doornekamp (9)

84 Limoges

Taylor (13), Hardy (16), Bouteille (16), Miles (7), Boutsiele (4) -cinco titular- Rousselle (5), Samuels (10), y Howard (13)

PARCIALES:
22-19, 27-24 (49-43), 21-23 (70-66) y 21-18 (91-84)
ÁRBITROS:
Jovcic (SER), Petek (ESL) y Sukys (LIT). Sin eliminados
INCIDENCIAS:
Partido correspondiente a la sexta y última jornada de la segunda fase de la Eurocopa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 5.967 espectadores

Los puntos de Matt Thomas y San Emeterio, los dos mejores ayer con la camiseta naranja, permitieron al Valencia Basket dar el estirón definitivo (78-66). Ni siquiera los últimos despistes, que bajaron la renta a seis (84-78) impidieron a los de Ponsarnau, gracias a un último cuarto donde defendieron cerca de su nivel habitual, cerrar la segunda fase de la Eurocup como único invicto de la competición, lo cual le permite elevar a diez victorias consecutivas en el torneo su actual racha.

Valencia Basket - Limoges

El detalle.
Miki Vukovic y Neven Spahija presenciaron el partido. Los dos extécnicos del Valencia Basket, que son buenos amigos, disfrutaron del triunfo taronja.
El protagonista
Matt Thomas asumió el rol por el que firmó por el Valencia Basket, saliendo desde el banquillo para resolver ataques atascados. Metió 17 puntos.

En el corrillo final ya parecía importar poco el arranque dubitativo que permitió al Limoges comenzar el partido con opciones de sorpresa (6-12). La segunda unidad, ayer con un Matt Thomas imperial, permitió al Valencia Basket marcar una primera pauta (13-12) que se estiró gracias a un triple de Doornekamp y un parcial de 10-0 (16-12), que permitió encarrilar un periodo inicial que se cerró con el 22-19. El aviso a navegantes llegó en el segundo cuarto, con un Limoges que volvió al partido desde el 30-22. Labeyrie regresó tras su episodio de mareos y vértigos con un triple (35-32) que permitió marcharse en ventaja al descanso (49-43). El Valencia Basket completó ayer el 'set en blanco'. Un golpetazo encima de la mesa.

«En la Fonteta es donde seremos más competitivos»

Jaume Ponsarnau puso en valor el hecho de haber conseguido el factor cancha para las eliminatorias de la Eurocup: «Estamos con una sintonía muy positiva con el público, que en momentos espesos nos ayuda. Somos conscientes de que donde vamos a ser más competitivos es en casa». Sobre el rival en cuartos, Rytas Vilnius, el entrenador del Valencia Basket señaló: «Juegan con mucha intensidad y agresividad, sobre todo ofensiva. El preparador taronja lanzó un mensaje claro de cara al final de la temporada: «Estamos en un club que siempre ha mostrado la máxima ambición. La nuestra es llegar lo más alto posible, la del club es llegar a la Euroliga. Todos queremos llegar a lo máximo, estamos en un sitio que sabemos que podemos lograrlo y vamos a trabajar en esto».