Djokovic, muy por encima de Nadal y el resto de mortales

Djokovic celebra su victoria en Shanghái. /
Djokovic celebra su victoria en Shanghái.

La sobresaliente temporada del número uno del mundo, una de las mejores de la historia, contrasta con la peor de balear, en la que ha reconocido sufrir «una lesión mental»

VICTORIO CALEROMadrid

«A día de hoy no estoy capacitado para hacer frente a Djokovic», confesó Nadal después de la semifinal de la Copa de Maestros. Es una declaración que podría haber dicho el de Manacor o cualquier tenista del circuito y en cualquier momento del año. Es un buen resumen de lo que ha sido este 2015: el año de un Djokovic intratable que ha estado muy por encima del resto de mortales del tenis. Una temporada como la del serbio será difícilmente repetible. Será complicado que algún jugador vuelva a hacerse con tres 'grandes' -y llegar a la final del cuarto-, la Copa de Maestros y seis Masters 1.000. Sobre todo será difícil desplegando la superioridad que ha mostrado ante jugadores como Federer, Nadal o Murray. Visto su nivel, el absolutismo impuesto por el serbio en el tenis mundial, donde prácticamente sólo ha ganado él, amenaza incluso con perpetuarse. Normal que haya sido nombrado el mejor tenista del año por la Federación Internacional de Tenis. Los once títulos conquistados, su indiscutible número uno y sólo seis derrotas en total han tenido algo que ver.

Desde luego va a ser muy complicado que Rafa Nadal o cualquier otro tenista le quite a 'Nole' la hegemonía mundial a corto plazo. Para el balear ver enfrente en la pista al serbio ha sido de nuevo sinónimo de pesadilla. En cuatro partidos, el pupilo de Toni Nadal no es solo que haya perdido todos sino que no le ha hecho un solo set. Especialmente significativa fue la derrota en cuartos de final de Roland Garros, donde le redujo a ocho juegos, señal inequívoca de la inmensa superioridad con la que Djokovic ha pasado por encima del manacorense. De hecho, ya ha igualado el balance de victorias y derrotas entre ambos-23 para cada uno-. «Ahora mismo la diferencia de nivel entre Djokovic y el resto es bastante. Posiblemente sea la mejor temporada de la historia de un tenista, se ha sentido muy superior», analiza un exnúmero uno como Juan Carlos Ferrero.

Cuatro exhibiciones en las que número uno ha arrasado a Nadal. ¿Qué le ha hecho tan poderoso? Lo explica Ferrero: «El tipo de juego que tiene Djokovic no le va bien a Rafa. Le juega muy rápido, muy profundo. A Rafa le gusta dominar con su derecha. Lo que le hace falta es que el tenista serbio baje un poco el nivel y que él esté al máximo». «Su bola ante Djokovic no llega como llegaba antes. Tiene que servir mejor ante él. Su juego tiene que ser agresivo», analiza Conchita Martínez.

Esa reconquista del lugar que ahora ocupa 'Nole' tiene que empezar por reencontrarse consigo mismo después de vivir el peor año desde que irrumpió en la élite. «Por primera vez en mi carrera sí que he salido a la pista con sensaciones de miedo al fracaso, no de perder, sino de no poder jugar», señalaba Nadal al programa Informe Robinson de Movistar Plus. Una sinceridad que ha brillado en el tramo final de la temporada, cuando ha recuperado su mejor forma: «He estado luchando contra mí mismo, (..) he llegado a dudar de cómo pegarle a la bola». Su lesión este año «ha sido mental». Todo eso ha salido de la boca del español sobre su primer tramo de 2015, donde firmaba el peor arranque de temporada de la última década. «A nivel mental no ha tenido esa fortaleza que siempre le ha caracterizado. Este año le ha pasado factura el hecho de estar entrenando y compitiendo tanto tiempo», reconoce Ferrero.

Los Juegos Olímpicos de Nadal

Nadal ha ganado tres títulos este año. Sólo en 2004, su primer año como profesional, había ganado menos en una temporada (1un torneo). Lo positivo es que esas dificultades mentales parecen agua pasada. Su mejoría se confirmó en la primera fase de la Copa de Maestros, especialmente con dos grandes partidos ante Murray y Wawrinka. Eso y pensar que el nivel mostrado por Djokovic no es eterno. «Es difícil con un calendario tan apretado como el de un tenista mantener ese nivel durante mucho tiempo», apunta la capitana de Copa Davis.

Para empezar a comerle el terreno al serbio comenzará pronto su temporada. Tras pasar la Nochebuena en Mallorca, Nadal jugará el 1 de enero su primer partido en Abu Dabi. Comienza un año marcado por los Juegos de Río después de que se perdiese por lesión los de Londres, donde iba a ser el abanderado del equipo español. En tierras brasileñas se le espera ver en individuales, dobles y mixto, este último previsiblemente junto a Garbiñe Muguruza. «Sería una pareja muy buena», reconoció recientemente el balear en la Cadena Ser. Un año en el que quiere una medalla olímpica y recuperar su sitio, el trono indiscutible que posee Novak Djokovic.