La organización rectifica y no traerá ningún puente a Cheste

FOTO: AFP / VÍDEO: TERE/MOTO CLUB SUECA

Se deshecha la opción de que el Ejército trajera la estructura desde Zaragoza para salvar uno de los accesos al circuito

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZACheste

Más autobuses garantizarán los accesos al Circuit de Cheste durante el GP de la Comunitat. Mientras los pilotos rodaban como podían en la pista durante este viernes, el aguacero ha castigado el entorno de la instalación hasta el punto que sobre las 14 horas estaban inutilizados dos de los cuatro accesos.

Uno de ellos, el más cercano a las obras del parque logístico que se está desarrollando, quedará inutilizado todo el fin de semana, aunque esto no preocupa a la organización pues era un itinerario prácticamente auxiliar. El gran problema era el otro, en la parte opuesta del circuito, y por el que el domingo entrarán miles de personas.

Se trata de los que vienen de la zona de acampada, de los que lleguen a través del tren de cercanías y de los que sean desviados desde la A-3 en sentido Madrid a polígonos industriales del término de Riba-roja. Estos aficionados vendrán por autobuses lanzadera.

Todas esas personas deben pasar por una zona de barranco que ha quedado anegada. La solución que se había estudiado era cuanto menos llamativa: la unidad de emergencias del Ejército (UME) iba a traer desde Zaragoza un pontón para salvar ese bancal. La previsión es que la infraestructura quedará instalada ayer, pero finalmente se decidió no poner el puente en esa zona.

Pese a las medidas que se han tenido que tomar, las previsiones con las que cuenta la Generalitat hablan de una tregua en el temporal a partir de la tarde de este viernes. Este sábado se espera que no haya más agua y que la lluvia reaparezca el domingo, aunque los episodios más fuertes en Cheste se sucederían a partir de la tarde, una vez haya finalizado el GP de la Comunitat.

Con el barro hasta las rodillas

Los asistentes al Gran Premio han tenido que remangarse los pantalones para poder llegar hasta sus vehículos situados en la parte trasera del trazado. A poca distancia, en el apeadero de Renfe, junto a la carretera que va de Cheste a Loriguilla, los que vayan en coche deberán tener paciencia para hacer frente al gran colapso que a estas horas hace prácticamente imposible la circulación.

Más