Natación | Mundiales

El joven Milak bate el récord mundial de Phelps en 200 mariposa

El húngaro Kristof Milak celebra el oro y el récord del mundo en 200 mariposa. /Afp
El húngaro Kristof Milak celebra el oro y el récord del mundo en 200 mariposa. / Afp

El polémico Sun Yang, «agotado» tras ganar dos oros, se queda sin medalla en los 800 metros

ELODIE SOINARDGwangju

El joven húngaro de 19 años Kristof Milak se convirtió en el protagonista de este miércoles en los Mundiales de natación de Gwangju (Corea del Sur), al coronarse en los 200 metros mariposa con un nuevo récord del mundo, en una jornada en la que el chino Sun Yang, muy cansado, quedó fuera del podio en los 800 metros. Milak (1:50.73) rompió la plusmarca de la leyenda estadounidense Michael Phelps (1:51.51), que se remontaba a los Mundiales de Roma en 2009. «Es un honor tremendo batir un récord así», dijo el nadador húngaro, pensando ya en luchar por el oro en los Juegos de Tokio 2020. «Todos intentarán alcanzarme, pero estaré preparado», prometió sobre la cita nipona.

En la piscina surcoreana, Milak acabó con más de tres segundos de margen sobre el japonés Daiya Seto (1:53.73), plata, y sobre el sudafricano Chad Le Clos (1:54.15), dos veces campeón del mundo de la disciplina (2013 y 2017) y que fue bronce.

Kristof Milak es una de las grandes figuras emergentes de la natación. Con apenas 17 años ya había avisado en los 100 metros mariposa en los Mundiales de Budapest 2017, quedándose con la medalla de plata. En ese mismo año deslumbró en los Mundiales júnior de Indianápolis, donde consiguió cinco medallas, cuatro de ellas de oro.

El año pasado, en los Europeos de Glasgow, fue ya campeón en los 200 metros mariposa. En ese 2018 brilló también en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires, con cuatro metales, tres de ellos de oro.

El húngaro acaparó los 'flashes' este miércoles en Corea del Sur, donde el controvertido nadador chino Sun Yang, salpicado por la polémica por un rocambolesco control antidopaje el año pasado tras el cual no fue sancionado por un defecto de forma tras romper con un martillo una muestra, quedó sexto en los 800 metros en estilo libre.

Sun Yang se colgó los oros en 200 y 400 metros en estos Mundiales de Gwangju y no pudo continuar su buena racha en los 800 metros, una distancia donde fue campeón mundial en Barcelona 2013 y en Kazán 2015. El nadador chino ha sido noticia en Gwangju 2019 no sólo por sus títulos, sino por el enfrentamiento con varios nadadores, incluyendo otros medallistas, que reprochan su presencia en la competición por las sospechas sobre dopaje que le acompañan.

Su sexto puesto en los 800 metros, en una prueba ganada por el italiano Gregorio Paltrinieri (7:39.27), evitó la posibilidad de nuevos incidentes en el podio. «Estaba agotado. Mis piernas y mis brazos estaban doloridas. Lo más duro es tener que gestionar un programa tan apretado. Lo tendré que hacer en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020», estimó Sun Yang.

España se aseguró medalla con la clasificación para la final de la selección de waterpolo femenino, que venció 16-10 a Hungría en semifinales y se medirá el viernes en la final a Estados Unidos. Las Guerreras consiguieron con su triunfo sobre las magiares un billete directo para los Juegos Olímpicos de Tokio.