Beauvue salva al Celta de la quema en Balaídos

Pione Sisto regatea en velocidad. /
Pione Sisto regatea en velocidad.

Los de Berizzo fueron superiores en el juego al Krasnodar, pero no supieron materializar sus ocasiones y pusieron en peligro la eliminatoria

LUIS F. GAGO

El rival más débil es también el más peligroso. Esta es la consiga que Eduardo Berizzo se ha encargado durante toda la semana de transmitir a sus jugadores. Nada de confianzas del Celta ante el una perita en dulce que ya ha demostrado por qué está en los octavos de final. El Krasnodar ruso ha sido la revelación del torneo y, a base de talonario y cantera, desde 2011 es la gran atracción de la Premier League rusa. Hasta dicha fecha casi ni existía el club, empero, una serie de acontecimientos, como la compra de la entidad por parte de uno de esos magnates rusos que se hizo rico tras la desintegración de la Unión Soviética y la privatización de los recursos energéticos más importantes del territorio, hicieron del Krasnodar un poderoso equipo. Dentro de la elite oligárquica que es en la actualidad el mundo del balompié en Rusia, este club forma parte de los cinco más relevantes y quiere dar el salto de calidad definitivo en Europa.

Los gallegos tendrán la suerte de cara, porque los rusos no podrán contar con su estrella y máximo goleador en la liga local, Smolov, que se lesionó el pasado fin de semana y pudiera ser incluso baja de cara al encuentro de vuelta también. Lo que le vale al Celta es que en Balaídos no estará el artífice de la eliminación del Fenerbahçe, que también se enfrentó al Krasnodar como gran favorito y terminó sucumbiendo con una derrota en las estepas del noreste y una empate en Turquía. Fue sorprendido por la fortaleza táctica que demuestra el equipo. Es una plantilla confeccionada para recibir pocos goles y jugar al contragolpe. Sus armas más poderosas, además del citado goleador, están en el centro del campo. Un enjambre formado por futbolistas con escasa calidad técnica con la pelota en los pies pero con mucha fuerza en el juego físico y en la resistencia.

Si el Celta quiere conquistar los cuartos de final deberá sentenciar o, al menos, dejarlo encarrilado el pase en Balaídos. Es en casa donde los vigueses siempre han demostrado mayor credibilidad, pese al traspié que sufrieron en el cuadro anterior ante el Shakthar, mientras que los rusos son menos fiables como visitantes. Por ese motivo, el técnico de los gallegos aspira a que el duelo se decante a su favor y no tengan que esperar a sufrir más allá de los 180 minutos como ocurriera en dieciseisavos de final. Porque viajar a tierras rusas con la ronda abierta puede suponer un revés difícil de recuperar y el fin de la ilusión. Soñar con conquistar Europa como otros equipos españoles está cada vez más cerca, el camino no es fácil aunque debe recorrerse. Sin confianzas, sin demoras. Como bien dicen los jugadores celestes como John Guidetti: «Necesitamos que la afición sea el jugador número 12». Debe sonar la Rianxeira de nuevo.

Árbitro: Craig Thomson (Escocés).

Hora: 21.05 (Balaídos).

TV: BeIN Sports

Fotos

Vídeos