«Nos hemos sentido maltratados por los políticos ahora y en legislaturas anteriores»

El biznieto de Blasco Ibáñez, Emilio Muñoz Blasco-Ibáñez. / juanjo monzó
El biznieto de Blasco Ibáñez, Emilio Muñoz Blasco-Ibáñez. / juanjo monzó

Emilio Muñoz, biznieto de Blasco Ibáñez y patrono de la Fundación | El descendiente del escritor confiesa que sería «triste y ridículo» que Valencia perdiera el legado y alerta del desmantelamiento de la casa-museo

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

Los descendientes de uno de los valencianos más ilustres como fue Vicente Blasco Ibáñez siempre se han mantenido al margen de la polémica. Con el legado del autor de 'Entre naranjos' al borde de los tribunales y con la posibilidad de la mudanza a otra ciudad, el biznieto del político, Emilio Muñoz Blasco-Ibáñez, habla claro para LAS PROVINCIAS y asegura que la familia «siempre» se ha sentido maltratada por los políticos.

-¿Cómo se está viviendo el conflicto en el seno de los descendientes de Vicente Blasco Ibáñez?

-Este tipo de cosas son muy tristes y no son agradables pero llega un momento en el que no puede ser que se quede sin solucionar y en el aire. Menos mal que en la Fundación tenemos un presidente y un secretario que se mueven y la familia los apoyan.

-Han sido dos décadas de tiras y aflojas con la administración municipal...

-Sí, pero ahora queremos que la situación quede clara de una vez por todas. Llega un momento en el que no sabemos de aquí a cinco o diez años qué va a pasar con el legado.

-¿Sería una pérdida irreparable para Valencia que se marcharan los fondos?

-Sí. Porque si abandonan la ciudad el Turia no podrán volver a Valencia. Creo que a ningún partido político le va a interesar que esto suceda.

-¿Se han sentido maltratados por los políticos tanto ahora como en legislaturas anteriores?

-Siempre. Desde que acabó la guerra siempre nos hemos sentido maltratados por las instituciones.

-¿La familia defiende que los fondos legados por Gloria Llorca Blasco-Ibáñez son propiedad de la Fundación?

-Sí, sí. Sin ninguna duda. El legado pertenece a la Fundación porque en su momento se le dio a la entidad. La familia lo único que podemos hacer es apoyar a esta entidad.

-¿Qué pasaría si Valencia perdiera definitivamente el archivo documental y bibliográfica de uno de sus personajes históricos más ilustres?

-Sería muy triste e, incluso, ridículo. Es así.

-¿La familia va a intentar que el legado se quede en Valencia?

-Por supuesto. Nosotros haremos lo posible para que se quede aquí pero lo que no podemos es ceder a todo lo que está sucediendo. Llega un momento en el que se ha traspasado una línea roja.

-¿Hay hartazgo en los descendientes de Blasco Ibáñez ante la lucha de todos estos años?

-Estamos un poquito cansados y aburridos de todo esto.

-La marcha del legado tendría otra consecuencia: el desmantelamiento de la casa-museo del escritor en la Malvarrosa...

-El museo se quedaría vacío prácticamente y, además, la familia puede reclamar el edificio.

-¿Acabar ante la Justicia era lo esperado por la familia?

-Confío en que no sea así. Hay margen para el acuerdo. No creo que al final lleguemos a los tribunales. Pero bueno, si llegamos, pues llegaremos, qué le vamos a hacer... Pero lo que no podemos es ir como si fuéramos marionetas. Un gobierno o un ayuntamiento de un color te trata de una manera. Luego llega el siguiente y estamos en lo mismo. En un caso, como no era afín a las ideas de Blasco pues comprendías que a lo mejor no te ayudara. Pero un ayuntamiento y una Generalitat que tenemos ahora y que, precisamente, son republicanos, es algo increíble. Pienso que se tienen que poner a trabajar.

-¿Cuál es el futuro del legado de Vicente Blasco Ibáñez?

-El futuro está en el aire. Así de claro. Y hasta que no se solucione, lo seguirá estando.

-¿Qué valor tiene toda esa colección?

-Más que monetario lo que tiene es un valor sentimental.

-¿Los políticos han mostrado poca altura de miras al dar la posibilidad de dejar escapar las novelas, las cartas, los manuscritos, las fotografías y los objetos del escritor?

-Yo tampoco quiero decir eso. Pienso que no va a llegar a tal extremo.

-Cuando Gloria Llorca Blasco-Ibáñez legó los fondos no pensaba que iba a ocurrir todo esto...

-No, no. Desgraciadamente y por salud, doña Gloria no está para estas cosas y tenemos que ser nosotros los que las hagamos.

-¿La familia quiere que se quede en Valencia?

-Claro. Por supuesto.

Más

 

Fotos

Vídeos