Paco Roca engrandece el arte del cómic

La historieta con la que Paco Roca ha empapelado los muros de la galería 6 del IVAM. / damián torres
La historieta con la que Paco Roca ha empapelado los muros de la galería 6 del IVAM. / damián torres

El autor estampa una historieta sobre la creación artística en los muros del IVAM

C. VELASCO

valencia. 'El dibujado', de Paco Roca, es una exposición que permite múltiples lecturas. Es un proyecto artístico, reflexivo y experimental. Atractivo para los seguidores del dibujante valencianos, interesante para los amantes de la viñeta y estimulante para los retóricos del cómic. La muestra, que se inaugura hoy, es una historieta en sí misma estampada en las paredes, pero también es un recorrido por la mente de Paco Roca cuando se pone a crear/pensar, un viaje por los autores y títulos que hicieron que el autor de 'Arrugas' se dedicara a las viñetas («Mi vida es el cómic», dice), una aproximación al dibujo a través de la historia del arte desde las pinturas rupestres en las cuevas hasta hasta la actualidad, y un tributo a Hergé (padre de Tintín), José Sanchis (creador de Pumby), Art Spielgeman ('Maus') y Will Eisner ('Contrato con Dios'), entre otros.

Nada más entrar en la galería 6 del IVAM, el visitante se adentra en una historieta con ilustraciones sin texto que narran la batalla y las divagaciones de un creador ante el lienzo en blanco. «El lector se adentra en un cómic en tres dimensiones», apuntó Álvaro Pons, el comisario de la muestra. El público observa el proceso creativo del protagonista de la historia, pero llega un momento en que autor, contenido y personaje trastocan las normas establecidas «en un acto de no tener miedo a la libertad creativa», apostilla el Premio Nacional de Cómic. 'El dibujado' no es una exposición de viñetas al uso y requiere de la exigencia del lector/visitante.

Unas escaleras, que están coronadas por la silueta de una gran boca, permiten el acceso al segundo piso de la galería, o dicho de otra forma, supone adentrarse en el interior de Paco Roca. En el espacio, un audiovisual protagonizado por el autor de 'Los surcos el azar' cuenta a través de dibujos del propio creador las preguntas que se hizo para sacar adelante la historieta del piso inferior.

Otro audiovisual relata la huella del cómic en el autor de 'El invierno del dibujante'. Para Roca, las viñetas es su forma de estar en el mundo. Su oficio y su vida. Roca recordó cómo 'Los cigarros del faraón', de Hergé, marcó el deseo de viajar a Egipto y la influencia de Tintín tal y como se aprecia en su última obra, 'El tesoro del cisne negro', que firma junto a Guillermo Corral. Desde pequeño Roca filtró todo cuanto le rodea a través del tebeo y él continua atrapado en el noveno arte.

El tercer audiovisual es casi un regalo para los aficionados al cómic. En el vídeo Roca realiza una cronología de la evolución del tebeo, cómic y novela gráfica en el mundo. Es, al mismo tiempo, un tributo a los grandes dibujantes y los personajes clásicos. Este audiovisual se completa con la exposición de los ejemplares de los títulos mencionados. Los volúmenes proceden de la colección de Álvaro Pons. En el apartado patrio se pueden observar en las vitrinas 'Jaimito', 'El guerrero del antifaz', El cachorro y los buitres del mar Caribe', 'Los piratas del aire', etcétera. Cerca de estas obras se reúnen los cómics y novelas gráficas de Paco Roca.

En las paredes de la sala superior, se plasma, además, una recreación visual del arte, desde las pinturas prehistorias, los frescos egipcios, la columna Trajana, el primer cómic (o «literatura estampada») del suizo Rodolhe Topfer en el siglo XIX, las tiras en los periódicos, etcétera.

Con 'El dibujado', que se exhibirá hasta el 30 de junio, Paco Roca ha salido de su «zona de confort», aseguró, pero también contribuye a engrandecer el arte del cómic. La muestra se apropia del centro de arte contemporáneo (las figuras del cómic están en la cafetería y en zonas comunes del edificio) y desborda la idea establecida tanto de cómic como de exposición.