El Festival Marenostrum se cancela, la Guardia Civil desaloja y la empresa devuelve el dinero

Preparativos del festival Marenostrum. /Irene Marsilla
Preparativos del festival Marenostrum. / Irene Marsilla

La Sala Canal Pinedo ha rescindido el contrato para el alquiler de su aparcamiento y la empresa organizadora comienza a devolver el dinero de las entradas

EUROPA PRESS / EFEValencia

El Festival Marenostrum Xperience finalmente no se ha celebrado este viernes en el parking del Espai Canal de Valencia, donde estaba previsto que abriera sus puertas el evento a las 19.00 horas. Las fuerzas y cuerpos de seguridad han precintado las instalaciones esta mañana y a lo largo de la tarde han instado a los jóvenes que se acercaban a la zona a marcharse porque el festival no se iba a celebrar al no haber conseguido el permiso de la Generalitat.

Desde la organización se ha empezado a devolver de forma automática el importe de las entradas.

Aunque la organización del certamen había apuntado la posibilidad de trasladar el evento al interior de la Sala Canal --con un aforo de unas 1.200 personas, mientras que Marenostrum aseguraba haber vendido 6.000 entradas--, finalmente el EspaiEvents Canal Pinedo ha emitido un comunicado en el que aclara que «no va a albergar en el aparcamiento de sus instalaciones el festival Marenostrum Xperience» previsto para este viernes y sábado.

«Anunciamos que rescindimos el contrato con la empresa organizadora al no haber conseguido esta los permisos pertinentes para la celebración del evento musical», ha señalado.

Asimismo, la sala ha confirmado que «se han mantenido conversaciones para realizar el Marenostrum dentro» de las instalaciones y no en el aparcamiento, pero que «esta circunstancia tampoco puede llevarse a cabo porque las instalaciones de EspaiEvents no pueden albergar el aforo previsto».

Fuentes de la sala han expresado esta misma tarde a Europa Press su pesar por los acontecimientos. «Se nos ha caído el alma a los pies al ver a los chavales», comentaban.

Guardias civiles, impidiendo el acceso al festival.
Guardias civiles, impidiendo el acceso al festival.

Algunos jóvenes que habían adquirido entrada para esta cita de música electrónica han relatado a Europa Press que este mismo viernes a las 13.35 horas han recibido un mensaje de la promotora del festival que rezaba 'Nos vemos esta tarde en Espai Canal, con todos los permisos y cumpliendo todas las medidas de seguridad'.

Afectados indignados

Varios afectados por la cancelación se han mostrado indignados y aseguran que van a denunciar a la promotora, de la que no han recibido explicación, ante la policía. Incluso, han afirmado que es la segunda vez que se quedan a las puertas de este festival, que ya fue suspendido en 2016, en aquel momento en el término municipal de Alboraia.

«Ya habíamos comprado las cosas; tú no haces un festival si no tienes los permisos; no hay mas, si no sabes si se va a hacer no vendas entradas», han lamentado.

La Generalitat Valenciana, a través del departamento de Medio Ambiente, había decidido denegar la autorización al festival. Previamente, la Subdelegación de Gobierno también había desaconsejado su celebración basándose en los informes de la Guardia Civil, que ponía objeciones por las posibles repercusiones negativas en el medio natural --el parque natural de La Albufera-- y problemas con la seguridad vial y de evacuación.

Marenostrum recurría esta decisión pero la Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias del gobierno valenciano ha desestimado las alegaciones presentadas por la empresa organizadora y, en consecuencia, no autorizaba la celebración del evento.

.

El Consell desestima las alegaciones de la organización del Marenostrum

DANIEL GUINDO.- La Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias ha desestimado el recurso interpuesto por la empresa organizadora del Festival Marenostrum Experience contra la resolución denegatoria de petición de autorización para la celebración de un festival de música electrónica los días 12 y 13 de julio de 2019 en los terrenos de la Sala Canal de València. En consecuencia, la Generalitat no autoriza la celebración del evento.

La Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias denegó el permiso para la celebración de esta actividad atendiendo a sendos informes emitidos por la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica y por la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia.

El informe de la Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental aseguraba que la actividad que se pretendía realizar en el terreno de la Sala Canal está ubicado en el ámbito del Parque Natural de la Albufera.

Según lo que establece la Ley 11/1994 de espacios naturales protegidos de la Comunitat Valenciana, las actividades en el seno de los parques naturales deben ser de carácter tradicional, «con lo que las actividades de discoteca resultan incompatibles con las finalidades de protección del parque natural de la Albufera».

Además, el informe asegura que «en todo caso la actividad que se pretende realizar excede notoriamente el uso de discoteca, motivo por el que se considera que no está amparado por la licencia con que cuenta la sala».

Además, el festival supondría un incumplimiento de lo establecido por la ley 42/2007, de 13 de diciembre de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad que tipifica como infracción la perturbación, muerte o captura de aves en época de cría, como, precisamente, el verano.

La actividad también contravenía lo establecido en el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de la Albufera (PRUG), el cual no permite las actividades que puedan provocar la destrucción o deterioro de especies animales. En particular se prohíbe «la producción de sonidos innecesarios que alteren la tranquilidad habitual de la fauna y la instalación de emisores luminosos».

Por otra parte, en el informe de la Comandancia de la Guardia Civil se hace mención a las repercusiones negativas del evento sobre el medio natural, la seguridad vial, así como problemas de evacuación. Sobre las conclusiones de este informe, la Subdelegación del Gobierno solicitó «encarecidamente» que no se autorizara la celebración del evento.

Al mismo tiempo, la Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias, solicitó al Ayuntamiento de Valencia información sobre el estado de la licencia de la Sala Canal para celebrar espectáculos.

En este sentido, se desautoriza el evento al entender que, aunque la sala Canal sí tiene licencia municipal como sala de baile, no obstante, la organización pretendía utilizar también el aparcamiento para acoger a más de 6.000 personas, según las previsiones. De este modo, el uso de esa instalación requiriría de un permiso como actividad extraordinaria que no se puede conceder dados los informes negativos recabados por la Generalitat.

Por todos los motivos expuestos, desde la Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias no se puede estimar el recurso y, en consecuencia, no se puede autorizar el evento. En este sentido, el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, ha recordado que los informes solicitados «eran preceptivos» y que sus resultados «son tan contundentes que no se puede autorizar esta actividad y poner en peligro determinados factores».

«Únicamente el gestor del parque natural, quien por definición se muestra contrario a cualquier intervención en el mismo o en sus proximidades, se opone por cuestiones ajenas a sus competencias y que, no obstante, se han garantizado plenamente desde la organización», indicaron. «Invitamos a que cualquiera observe desde google earth el entorno de la Sala Canal y que compruebe que grado de afección tiene la misma y su parking para molestar a las aves y entorno. Se trata de un terreno completamente sellado por la autovía, rotondas y carretera de El Saler, donde no existe un solo elemento natural que pueda verse afectado».

La organización espera que a lo largo de este mañana de viernes se contesten sus alegaciones, y estima que «el peregrinaje administrativo al que han sido sometidos, culmine finalmente, aunque estemos a menos de 12 horas de su celebración».

Recuerdan que en mayo ya se presentaron las peticiones y el expediente se lo han ido pasando de conselleria a Ayuntamiento; «y sólo la intervención sensata del alcalde pedáneo de Pinedo, completamente a favor de la celebración de este evento de gran impacto turístico para su pueblo, desbloqueó finalmente la tramitación; declarándose competente al servicio de espectáculos, quien después de dos meses de idas y venidas y de solicitar finalmente el informe no preceptivo del parque natural (potestativo y no vinculante), se ha decantado inicialmente por desestimarlo, pese a que la documentación técnica y de seguridad no se ha cuestionado en ningún momento de la resolución».

Desde la promotora se ratifica que el evento es completamente seguro tanto para asistentes como para el entorno del parque. «No estamos haciendo un concierto en la mata de fang o en el bosque mediterráneo o en cualquier otro punto sensible del parque, sino en una zona próxima donde hay tres discotecas, una autopista, campings, un karting y una variedad de actividades que debidamente tuteladas son compatibles con los usos y protección del mismo. Y no olvidemos que durante este verano se van a realizar también otros conciertos, discomóviles, fiestas etc. que al parecer no afectan para nada al entorno y suponen una clara discriminación hacia nuestro público«.