De icono cultural a auditorio en declive

El Palau de la Música permanece cerrado. /JUANJO MONZÓ
El Palau de la Música permanece cerrado. / JUANJO MONZÓ

El Palau de la Música logró en una década convertirse en centro artístico de referencia tanto para los valencianos como en el circuito internacional. Su hegemonía se rompe con la irrupción de Les Arts

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

De 'Palau abierto' a Palau cerrado. De la propuesta a la realidad. 'Palau obert' es el lema actual del auditorio municipal bajo la dirección de Vicent Ros, quien recurrió a esas dos palabras para articular el proyecto con el que accedió al cargo en 2016. 'Palau obert' ha quedado en papel mojado. Los hechos siempre ponen a las instituciones en el sitio. El Palau de la Música ni está abierto ni se sabe cuando se reabrirá ni recuperará la actividad. El cierre indefinido del coliseo municipal se decretó el mismo día de la inspección de los bomberos. El informe técnico recomienda «impedir la habitabilidad» del Palau tras el derrumbe de la sala Rodrigo, que se suma a la caída del techo de la sala Iturbi y el desprendimiento del trencadís de la cubierta. Se clausuran los espacios principales para «prevenir accidentes», es decir, no se descartan más desplomes. El mal estado del edificio («daños importantes») se atribuye a una falta de mantenimiento que, según los bomberos, viene de lejos. El deterioro de las salas Iturbi y Rodrigo urge «una reparación inmediata». Los trabajadores piden una revisión integral más allá de lo que marca la ley.

El declive del Palau no surge de un día para otro. Se cuece a fuego lento. No se limita a la anterior legislatura, sino que viene de anteriores. El mal estado del edificio (humedades, filtraciones, pérdida de trencadís y derrumbes de techos) hace visible aquello que no aprecia el ojo humano. Más claro: la última etapa del coliseo está muy alejada del esplendor de los primeros años y no solamente por el estado del inmueble. El Palau de la Música abrió sus puertas el 25 de abril de 1987. Su bóveda acristalada se ganó algunas críticas y el apodo de 'microondas', pero el coliseo logró canalizar las ambiciones y las necesidades culturales de los valencianos. Sede estable de la Orquesta de Valencia (OV), la actividad artística de la ciudad orbitó alrededor de él, desde las bandas de música de cualquier rincón de la Comunitat hasta las batutas más prestigiosas de todo el mundo y las mejores formaciones sinfónicas, sin olvidar que fue sede del festival de cine la Mostra del Mediterrani.

Los melómanos valencianos lo tienen claro. En los más de 30 años de vida, el Palau ha tenido tres épocas muy marcadas. La primera corresponde al arranque de un ambicioso proyecto por convertirse en referente cultural de la ciudad moderna (hasta finales de los 90); en la segunda, que concluye en 2005, el auditorio se sitúa en el circuito internacional porque los presupuestos generosos permiten la visita de formaciones internacionales, intérpretes y maestros de prestigio y una promoción de la Orquesta de Valencia, que sale de gira y potencia su discografía. La tercera, que aún continúa, arranca con el nacimiento del Palau de les Arts. Con el coliseo en manos de Helga Schmidt se rompe la hegemonía artística del auditorio municipal, que se ve obligado a reposicionarse en la ciudad, replantearse su programación y reinventarse una identidad. El fichaje de Lorin Maazel y Zubin Mehta, que habían contribuido a hacer grande el Palau de la Música, evidencia la ambición global de Les Arts. En poco tiempo, la Orquesta de la Comunitat Valenciana, cuya sede es el edificio de Calatrava, se convierte en «la mejor orquesta de Europa». Aún hoy se cuestiona la viabilidad de dos palaus y de dos formaciones musicales.

«Vengo a salvar la Orquesta de Valencia». Así se presentó Ros en su primera rueda de prensa, pero de momento no ha cumplido propuestas de su proyecto, como ampliar la formación musical a 120 músicos o crear un festival de verano. En los últimos tres años el director, que acaba de renovar en el cargo, ha dado cabida a otros estilos musicales con ciclos propios de rock y pop o de externos (Deleste, Palau electrònic) para atraer público joven, que no se trasvasa a la temporada de abono. El auditorio valenciano no puede sacar pecho del número de abonados (alrededor de 1.000), muy lejos de los 3.500 de Valladolid o de los 2.400 de Bilbao.

Historia del Palau de la Música

1985. Marzo. Primera piedra.
El auditorio se impulsó a través del Plan Nacional de Auditorios del Ministerio de Cultura.
1987. Abril. 500 millones de pesetas.
El Ministerio hizo la inversión y el Ayuntamiento cedió los terrenos.
1990. Enero. Manuel Ángel Conejero.
Fue el primer director del Palau (1987-1990). Asumió el difícil reto de poner en marcha el auditorio.
1991. Enero. Manuel Muñoz.
Ejerció de febrero de 1990 a julio de 1991. El cambio de gobierno (PP-UV) devolvió la dirección a Manuel Ángel Conejero (1991-1993).
1993. Octubre. Sergiu celibidache.
El mítico director rumano visitó el Palau con la Filarmónica de Múnich. Sentado en su silla, el entonces octogenario hizo historia de la música con la tercera de Bruckner.
1995. Salidas Nacionales.
Desde el primer momento, la OV salió de gira. Bajo dirección de Galduf actuó en el Palau de la Música de Barcelona.
1995. Dic. 'Elektra'
Manuel Galduf logró el máximo de la orquesta durante la interpretacion de la pieza de Strauss. Participaron voces míticas como Eva Marton, Leni Rysanek o James King.
1996. Julio. Rostropovich.
Ha estado en el Palau en numerosas ocasiones. En 1996 dirigió a la OV en Ravello (Italia).
1996. Oct. Javier Casal.
De 1993-1996 dirige el auditorio. La orquesta adquiere protagonismo y también la ópera en versión concierto. Empiezan las giras internacionales.
1997. Manuel Galduf.
Titular de la Orquesta desde 1983 a 1997, pilotó su traslado al auditorio. La estabilidad y la proyección dominaron su mandato.
1997. Febrero. Barenboim.
Uno de los artistas más queridos del auditorio. Como pianista firmó un concierto legendario en 1998 tras interpretar la sonata en sí menor de Liszt. Ofreció 15 bises.
1999. Febrero. Carlos Kleiber.
Valencia tiene el extraño honor de ser la penúltima ciudada en la que pudo vérsele dirigir.
2001. Lorin Maazel.
Maestros de maestros y muy querido en Valencia, protagonizó el ciclo de Ravel durante todo 2001 en el auditorio municipal.
2002. Nov. Ampliación del Palau.
Se inaugura la ampliación a cargo de Eduardo de Miguel. Durante las obras se paralizó la actividad en las salas Iturbi y Rodrigo.
2003. Mayo. Mariss Jansons.
Excelencia con Jansons interpretando la tercera de Mendelssohn y la quinta de Shostakóvich con la Filarmónica de Berlín.
2004. Mayo. Walter Weller.
Uno de los directores más queridos de la OV. Con los Gurrelieder de Schönberg lo bordó.
2005. Dic. Oneguin.
Con Gómez Martínez, la OV dio su salto cualitativo. Se recuerda 'Eugene Onegin', con Ainhoa Arteta.
2005. Oct. Yaron Traub.
Fue el titular desde 2005 hasta 2017. Fueron años transcendentales que transformaron a la orquesta y su lugar dentro del panorama nacional.
2006. Oct. Se abre les Arts.
El nacimiento de Les Arts descolocó al Palau. A partir de aquí se cuestiona el papel del auditorio municipal y la existencia de dos orquestas en Valencia, debate que sigue vigente.
2006. Oct. Virginia Martínez.
Por primera vez se nombró a una mujer como asistente de la Orquesta de Valencia.
2006. Oct. Zubin Mehta.
El 8 de octubre de 2006 el maestro dirigió a la Orquesta de Valencia y a la de Comunitat Valenciana en el auditorio.
2006. Julio. Montserrat Caballé.
Debutó en el Palau en 1988. Participó con la OV dentro de los actos del Encuentro de las Familias. En junio de 2012 celebró en Valencia los 50 años de su debut.
2007. Marzo. Ainhoa Arteta.
Recibió la Medalla del Palau de la Música, donde ha actuado en más de una decena de ocasiones.
2013. Junio. Rafael Frübeck de Burgos.
Con la 'Consagración de la Primavera', la Orquesta registró uno de sus mejores momentos: sonó mejor que nunca.
2015. Junio. Glòria Tello.
Lo primero que hizo la actual presidenta del Palau fue encargar una auditoría externa, que apunta a despedir al 40% de la plantilla. No la ha aplicado.
2016. Julio. Ramón Almazán.
Alcanzó la subdirección en 1996 y se mantuvo durante las legislaturas del PP. Con el cambio de gobierno fue relevado.
2016. Oct. Vicent Ros.
El actual director accede al cargo en un concurso público. La convocatoria se impugnó y acabó en los tribunales.
2017. Ramón Tebar. Julio.
Se anuncia el fichaje del maestro valenciano, que toma las riendas de la Orquesta de Valencia. Firma un contrato de cuatro años.
2018. Feb. Valery Gergiev.
Última visita del director ruso. La OV se hermanó con el Mariinski para interpretar conjuntamente la séptima de Shostakóvich.
2018. Caída del trencadís.
En 2009 se cubrió la cubierta de trencadís plateado. Se cayó en abril de 2018. No está reparado. Se baraja retirar todo el revestimiento cerámico.
2019. Julio. Cierre del auditorio.
En noviembre de 2018 se desprendió el techo de la sala Iturbi. No se reparó. Se cubrió con una malla para salvar la temporada. El fin de semana pasado el derrumbe se registró en la sala Rodrigo. La inspección de los bomberos fue determinante: el Palau se vacía de programación (el Festival de Jazz se traslada a los teatros Principal y El Musical) y se cierra un auditorio inhabitable. Urge una reparación inmediata que deja en el aire la celebración de la temporada de abono en el auditorio municipal.

Noticias relacionadas