Los museos de la Diputación, bajo mínimos

Los técnicos de Etnología desmontaron la exposición permanente en septiembre de 2018. / jesús signes
Los técnicos de Etnología desmontaron la exposición permanente en septiembre de 2018. / jesús signes

Etnología tiene las salas permanentes cerradas desde hace un año y sobrevive con muestras temporales | El MuVIM está sin librería ni cafetería mientras Prehistoria continúa bajo una dirección provisional tras la jubilación de su titular en agosto de 2018

NOELIA CAMACHOVALENCIA.

A medio gas. Bajo mínimos. Los museos dependientes de la Diputación de Valencia no muestran su mejor cara. Y no es algo que haya coincidido en el tiempo de manera casual. Centros como el MuVIM, el Museo de Etnología y el de Prehistoria -ambos comparten espacio en La Beneficencia- no viven el momento de mayor actividad.

La situación del Museo de Etnología la más llamativa de todas. Desde hace un año, la exposición permanente del espacio está inaccesible para los visitantes. Tal y como adelantó este periódico, toda la exhibición iba a ser reparada y reformulada. En las previsiones de los gestores del museo estaba marcado a fuego el mes de junio de este mismo año. Tras varios retrasos en la ejecución de los trabajos, se esperaba con ansía este mes para poder abrir las puertas de una renovada muestra formada por tres partes: 'La ciutat viscuda', 'Horta i marjal' 'Secà i muntanya'. Estas dos últimas están actualizadas desde hace meses. Habían sufrido un proceso de renovación más «light'» que el que se va a acometer en la otra sala. Su arreglo tuvo un coste de 70.000 euros. Una cantidad a la que hay que sumar los 200.000 euros de presupuesto que tiene la modernización de 'La ciutat viscuda'. Pero la falta de la firma del contrato con la empresa encargada de los trabajos, según fuentes consultadas por este diario, está dilatando el proceso. Ahora es final de año cuando se podría reabrir el espacio, ya que se pretende que todo el conjunto sea accesible al mismo tiempo. De esta forma, el Museo de Etnología sobrevive gracias a las muestras temporales que están instaladas en la planta inferior del museo. Concretamente, 'Francesc Jarque. La cámara y la vida', que rinde homenaje al fotógrafo valenciano y a su trayectoria, con imágenes inéditas la mayoría que muestran su visión de la ciudad, sus gentes y sus fiestas; y la muestra 'Prietas las filas. Vida cotidiana y franquismo', que ha sido prorrogada hasta el 23 de este mes.

Una situación de dejadez institucional que comparte con su vecino en el centro cultural La Beneficencia, el Museo de Prehistoria. La Diputación sigue sin convocar la plaza para cubrir la dirección del espacio, que en la actualidad la ocupa de manera provisional María Jesús de Pedro. Fue en agosto de 2018 cuando la que, hasta la fecha, era la titular, Helena Bonet, se jubiló. Como ocurrió con el MuVIM y Etnología, este puesto debe cubrirse mediante una convocatoria que no ha salido.

Las salas dedicadas al Paleolítico en Prehistoria también están clausuradas

No es lo único. Como anuncia su página web, dentro de la exposición permanente, las cinco salas dedicafas a la arqueología valenciana y al Paleolítico «están cerrada por renovación». Como en Etnología, el contrato con la empresa que realizará los trabajos, según fuentes de la Diputación, tampoco está firmado, impidiendo así que se realicen las obras y que este apartado de la exhibición se reabra al público.

El MuVIM se mantiene desde hace meses sin cafetería ni librería. Siguen a los nuevos procedimientos que permitan que se pueda licitar tanto el servicio de hostelería como el de la tienda. Pero todo está estancado. La librería Dadá se ha trasladado a la calle Poeta Monmeneu 18. Desde el centro museístico insistieron a LAS PROVINCIAS que pronto el proceso se solucionaría, pero el espacio sigue clausurado. Como la cafetería, que también está en 'stand by'.