El juzgado embarga inmuebles a Consuelo Císcar por valor de un millón de euros

Consuelo Císcar. /
Consuelo Císcar.

La exdirectora del IVAM ha aportado viviendas de Valencia y el área metropolitana para cubrir una eventual condena por su gestión

A. RALLO

El juzgado que investiga las irregularidades en la gestión de Consuelo Císcar al frente del Institut Valencià d' Art Modern (IVAM) ha iniciado ya la retención de diferentes propiedades con las que asegurar el pago de las responsabilidades que pudieran derivarse de una hipotética condena por estos hechos. El órgano ha embargado ya diferentes inmuebles por un importe cercano al millón de euros, según informaron desde el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV).

Las propiedades se encuentran en la ciudad de Valencia, al parecer dos pisos muy próximos a Blasco Ibáñez, y en otras localidades del área metropolitana.

La investigación del caso IVAM afronta su recta final. Las acusaciones se encuentran a la espera de la llegada de un informe pericial sobre las obras que la institución adquirió al hijo del artista Gerardo Rueda. Este trabajo resultará clave para el devenir final de las pesquisas. Los embargos -el bien se bloquea para que no se pueda transmitir- no suponen un excesivo problema para Consuelo Císcar, que acumula un gran patrimonio.

La jueza que tramita el asunto exigió antes del verano una fianza de más de 4 millones de euros a la exdirectora, al ex director general de Administración y Finanzas Juan Carlos Lledó y a José Luis Rueda, hijo del pintor y escultor madrileño Gerardo Rueda. Esta decisión se adoptó tras la petición formulada por el letrado de la Generalitat Valenciana, que ejerce la acusación particular para recuperar el dinero supuestamente malversado del museo. La Abogacía solicitó el pasado mes de abril que la investigación se extendiese al hijo de Rueda, al haber detectado que pudo vender obras de arte no originales.

Una de las principales irregularidades que se analizan es la adquisición de obras de arte por un precio muy superior al del mercado o en circunstancias algo sospechosas. Por ejemplo, el último informe de la Udef detalla las supuestas contraprestaciones que daba Císcar a cambio de diferentes beneficios para su descendiente. Su hijo, según consta en el curriculum que entregó a los agentes, realizó una estancia profesional «como asistente en el taller» del artista Ramón Soto -ya fallecido- entre los años 2008 y 2012. En ese mismo periodo, el IVAM adquirió obras al mentor y a la mujer de este, María Natividad Navalón. El matrimonio se embolsó 355.000 euros por sus trabajos.

Consuelo Císcar está casada con Rafael Blasco, en prisión por el caso Cooperación. La defensa del exconseller llegó a un acuerdo con Anticorrupción para reconocer su culpabilidad en las piezas que todavía no se han enjuiciado. A cambio, sería condenado a menos de tres años frente a los 17 que reclaman. Pero las acusaciones quieren ver que devuelven el dinero antes de firmar.