El director artístico de Les Arts pide tiempo para relanzar la orquesta y enderezar el coliseo

El equipo artístico de 'I masnadieri', ayer, en el escenario donde se estrenará la ópera de Verdi. / damián torres
El equipo artístico de 'I masnadieri', ayer, en el escenario donde se estrenará la ópera de Verdi. / damián torres

Jesús Iglesias buscará sustituto en 2020 para el maestro Roberto Abbado, que se va en junio tras «una etapa bonita pero nada fácil»

NOELIA CAMACHO VALENCIA.

El nuevo director artístico del Palau de les Arts, Jesús Iglesias Noriega, pide tiempo y cautela para enderezar el rumbo del coliseo. Afirma que «ni en un mes ni en cuatro» -en referencia a las nueve veces que viajó a Valencia tras conocerse que se había alzado como vencedor en el concurso público- se puede hablar del futuro más inmediato del coliseo ni enderezar

Noriega, que es oficialmente titular del auditorio desde el pasado 1 de enero, ha llegado en un momento en el que han aflorado las críticas del Comité de Empresa de la institución que ha denunciado la falta de «un proyecto definido para Les Arts». El responsable artístico afirma que la plantilla no es su competencia y por lo tanto no entra a valorar las reclamaciones de la plantilla. Aún así, asevera, «quien critica es porque le importa la institución». Tampoco valora los distintos cambios en la dirección general del auditorio, con tres titulares en apenas dos meses (Francisco Potenciano, Inmaculada Pla y José Monforte) y sostiene que él ha encontrado en los trabajadores «ganas de trabajar juntos».

Con todo ello, el titular insiste en que la prioridad es sacar adelante la temporada 2019-2020. «Las cosas son complejas. Hemos empezado a trabajar muy tarde y debemos llegar a tiempo», afirma el sustituto de Davide Livermore, que dimitió en diciembre de 2017.

El director artístico pide paciencia. Ayer, en su primera rueda de prensa desde que accedió al puesto, cedió el testigo al elenco artístico y técnico de la ópera 'I masnadieri' y ni siquiera quiso sentarse en la mesa junto a los artistas y al director musical Roberto Abbado. Se negó a desvelar sus planes más inmediatos para un coliseo en el que, según el Comité de Empresa, «la Conselleria de Cultura está dando palos de ciego». Lo que sí confirmó Noriega es que no habrá director musical próximamente - «este año es seguro que no», afirmó- tras la no renovación del contrato del maestro Abbado, que llegó hace cuatro años al coliseo de la mano del exintendente Livermore.

«No hay tiempo. Primero hemos de conocer la realidad de los músicos. No es un proceso fácil. La orquesta de la Comunitat es lo que va a condicionar el perfil del futuro titular», dijo en referencia a la marcha de Abbado, que en sus últimos meses en el coliseo tomará la batuta de tres óperas. La primera de ellas, 'I masnadieri', de Verdi, será la que dirija el próximo 6 de febrero. Se convertirá en el inicio de su «despedida» de Valencia. El músico italiano, que se quedó solo al frente de la Orquesta de la Comunitat tras la dimisión hace unos meses del otro director musical, Fabio Biondi, siente que su «contrato está terminando». «Ha sido una experiencia muy bonita aunque no siempre ha sido fácil», manifestó en referencia a su puesto en Valencia. «Estoy contento por la variedad de los títulos que he dirigido como 'Tancredi', 'I vespri sicialini' o 'La damnation de Faust'», confesó ayer antes de afirmar que le hubiera encantado tomar la batuta de 'Parsifal'.

Junto a la ópera de Verdi, aún le quedan en la agenda 'Lucia di Lamermoor' -con la que finalizará su contrato en junio- y 'Rigoletto', prevista para mayo. Este último montaje le ha obligado, dijo, a anular «otros compromisos para poder dirigirla». Aún así, Abbado no quiere desvincularse de la capital del Turia. Esta intención se vio cuando el nuevo director artístico le agradeció los cuatro años que ha trabajado en Les Arts. Le abrió la puerta a una futura colaboración para que continúe su relación con el teatro y le invitó a dirigir a algún título en el futuro. Abbado aceptó el ofrecimiento pero no hay nada cerrado ni concretado. «Me gusta mucho estar aquí», dijo en referencia a la ciudad.

Jesús Iglesias trabaja, cuenta, casi a contrarreloj para cerrar la programación de la próxima temporada. Pide tiempo para desarrollar su proyecto artístico y asegura que intentará solucionar los problemas que le sean propuestos desde los trabajadores del coliseo.

Aunque, insiste, no tiene competencias sobre la plantilla y asegura que no puede contestar a las críticas porque lleva «un mes trabajando en Les Arts». Su intención inmediata es relanzar la Orquesta de la Comunitat, dotarla de «un plan con horizontes temporales» que se cumpla de acuerdo con las necesidades de la formación musical valenciana.

Más