El director general de Les Arts deja su cargo

Francisco Potenciano, en una foto de archivo. /
Francisco Potenciano, en una foto de archivo.

Francisco Potenciano se desvinculará del coliseo a final de diciembre

EPValencia

El director general del Palau de les Arts, Francisco Potenciano, dejará su cargo en los próximos días, tras casi cinco años al frente de diversas responsabilidades en el coliseo valenciano. Así lo han confirmado fuentes del Palau, quienes han explicado que han llegado a un acuerdo con el directivo para cerrar su etapa al frente de la dirección general por «razones personales y profesionales» así como para «profundizar y cerrar el nuevo ciclo derivado del nuevo Patronato de la fundación».

Desde el Palau, han agradecido a Potenciano su tarea al frente de la dirección general y han destacado que el Patronato se pronunciará al respecto de la vacante que ahora queda «en breve», y que «asegurarán la buena gestión de Les Arts en todo momento».

Potenciano fue nombrado director general de la entidad el pasado junio. De esta manera, se oficializaba a Potenciano -que desde 2014 fue el responsable económico del coliseo- en el cargo de director general, fruto del nuevo organigrama de la institución cultural.

Francisco Potenciano desembarcó en el Palau de les Arts en el año 2014 de la mano de la entonces consellera de Cultura del gobierno autonómico del PP, María José Català, pero, pese al cambio de color del Ejecutivo valenciano, -la conselleria está dirigida ahora por Vicent Marzà (Compromís)- se ha mantenido al frente de la parte económica del teatro de ópera.

Potenciano es funcionario del Ayuntamiento de Torrent desde 1989. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, en su currículum figura además un curso superior en dirección pública del Instituto Nacional de Administración Pública y haber sido profesor asociado de la Universitat de València en la disciplina de Matemáticas Financieras.

La elección de Potenciano se produjo después de que el Patronato de la Fundación del Palau de les Arts creara la figura de director Económico y Financiero para hacerse cargo de la gestión del presupuesto del coliseo valenciano y de las contrataciones. De esta manera, la exintendente, Helga Schmidt, -que posteriormente resultó procesada junto a otras cuatro personas por presuntos delitos de prevaricación, malversación y falsedad- pasó a ser la responsable únicamente de la dirección artística del centro.

Un año perdido en Les Arts

Texto: Carmen Velasco

«No voy a ser cómplice si hay un deseo de cerrar Les Arts». Así arrancó Davide Livermore su adiós público y teatralizado el 5 de diciembre de 2017. El entonces intendente se marchó con un portazo, cargó contra Cultura y alertó del peligro de cierre del coliseo. La salida abrupta del regista italiano no benefició a la imagen de Les Arts, cuya primera intendente tiene cuentas pendientes con la justicia y abandonó la nave cultural en una operación policial. El juicio por la gestión de Helga Schmidt se celebrará el próximo enero, el mismo mes en el que el sustituto de Livermore se hará cargo del centro. Pasado y presente suelen ir de la mano.

Con las palabras de despedida de responsable italiano saltaron las alarmas. «La marcha de Livermore ha servido; los gestores (de Cultura) y Marzà tenían unas ideas un poco diferentes. Quizá todo ha sucedido en el momento justo, porque si ahora no se aclaraba el futuro de Les Arts hubiera sido peor», dijo Plácido Domingo en una entrevista con LAS PROVINCIAS.

El coliseo valenciano actualiza su estructura administrativa pero la gestión artística permanece en hibernación

¿Qué ha pasado en el coliseo valenciano durante los últimos doce meses? En cuanto a la gestión artística ha resultado un año prácticamente perdido. No se ha introducido ningún cambio e incluso, algunas voces del centro cultural, consideran que se ha retrocedido. Desde el 5 de diciembre de 2017 no hay un responsable artístico que mime a la Orquesta de la Comunitat, que responda por el equipo artístico del Palau ni que se relacione de tú a tú con otros coliseos para atraer óperas atractivas, de prestigio o singulares.

La falta de intendente no se solucionó con el concurso público. El pasado julio se seleccionó a Jesús Iglesias Noriega, pero el coliseo continúa sin una cabeza visible. Hasta enero de 2019, el que es uno de los responsables del departamento artístico de la Dutch National Opera, donde está más de seis años, no tomará las riendas del coliseo. Es cierto que Iglesias Noriega ha realizado numerosas visitas a Les Arts, se ha reunido con los músicos y ha mantenido reuniones con responsables de Cultura, pero asumirá al 100% su responsabilidad en apenas un mes.

El contrato del nuevo director artístico entrará en vigor en 2019, a partir de aquí comenzará a percibir su salario anual, cifrado en 135.000 euros (dietas aparte). En un principio se barajó hacer un contrato de asesoramiento a cuenta de las reuniones mantenidas en el teatro valenciano pero esta opción, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, no prosperó.

El nuevo director artístico asume el cargo en enero, la orquesta carece de un maestro y el plantel de músicos no crece doce meses después de la marcha de Livermore

Iglesias Noriega es consciente de que su aterrizaje en Valencia no reúne las condiciones más deseables. «Supongo que me encontraré con más trabajo por hacer y por una temporada 2019-2020 por elaborar. La organización también nota la ausencia de responsable artístico y espero que todos, incluido los medios de comunicación, entiendan este hándicap. Una institución como Les Arts necesita un director artístico, no digo un líder, porque yo no soy un líder ni tengo esa personalidad, pero sí una persona que aglutine y la dirija. Los teatros no son tan diferentes a otras empresas salvo que trabajan con artistas. Yo no soy artista, soy un gestor. Mi trabajo es dar protección a los artistas para desarrollar su trabajo al máximo nivel. Yo no soy el centro de la organización, lo son los músicos, los directores de escena, los intérpretes, los figurantes... Estoy aquí para servirles a ellos y no al revés».

Los elementos más importantes del teatro carecen desde hace un año de los cuidados de un responsable artístico. Sin un intendente la falta de control hace grietas. Sólo así se interpreta la encuesta de los músicos de la Orquesta de la Comunitat, que avanzó LAS PROVINCIAS. En ella los intérpretes reclamaban el relevo de los directores musicales, Fabio Biondi y Roberto Abbado. Ambos fueron nombrados por Livermore. El documento interno de la formación musical, que desencadenó la dimisión de Biondi, reveló las preferencias de los profesionales. Ellos desean que el coliseo fiche a Gustavo Gimeno o Henrik Nánási. Jesús Iglesias deberá resolver esta situación.

Jesús Iglesias Noriega fue elegido en julio, pero aún no ha tomado las riendas de la dirección

Biondi no ha sido sustitutido, pero no es la única carencia de la orquesta. Durante este año, la plantilla de la formación musical no ha crecido y está alejada de los números con los que nació en 2005 de mano de Lorin Maazel.

Parte administrativa

La temporada lírica, que arrancó ayer, es una programación de «transición», en palabras del secretario autonómico de Cultura, Albert Girona, pero para los melómanos es una oferta de trámite y sin ambición. Sin responsable artístico no se puede hacer más que salvar los muebles con títulos populares.

Que Les Arts está en modo espera se demuestra con el volumen de abonados: se mantienen. El centro operístico vendió 2.720 abonos para la oferta operística de 2018-2019, una cifra similar a la del ejercicio anterior, cuando se situó en 2.669. Al margen de la gestión artística, la parte administrativa sí ha experimentado novedades significativas. Se ha nombrado un nuevo patronato, que preside Susana Lloret. El órgano rector del Palau no está al 100%.

La salida abrupta de Davide Livermore se produjo el 5 de diciembre de 2017

La reunión entre el ministro y el conseller de Cultura del pasado 6 de noviembre arrojó el compromiso del Gobierno central de involucrarse en el teatro valenciano. El patronato tiene dos plazas para ser cubiertas por el Ministerio. José Guirao adelantó que una de ellas será ocupada por la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas, Amaya de Miguel.

Con el cambio de estatutos, el Palau de les Arts modificó su estructura y creó el cargo de director general, que asumió Francisco Potenciano, de quien este domingo se ha sabido que lo deja, y que antes ejercía de responsable financiero. Además, el coliseo nombrará al consultor Pierre Bouillard como director adjunto de Optimización de Recursos.