Tita Cervera tensa su pulso con el Gobierno con la apertura de su nuevo museo en Andorra

Carmen Thyssen./
Carmen Thyssen.

Instalado en los bajos de un antiguo hotel del Principado, es el tercero de la 'franquicia' de la baronesa

MIGUEL LORENCIMadrid

En el fragor de su batalla con los ministerios de Cultura y Economía, la baronesa Thyssen vuelve a la primera línea del escaparate mediático. Este jueves inaugura el Museo Carmen Thyssen Andorra, el tercero de la 'franquicia' de la aristócrata -tras Málaga y Sant Feliú- y el primero fuera de España. Asistirá a la inauguración junto a su hijo Borja, residente fiscal en Andorra como ella, y algunas autoridades del Principado. Un acto con cerca de 300 invitados que adquiere una fuerte carga simbólica ahora que los abogados de Tita Cervera y los del Estado negocian el futuro de su colección.

Es una negociación a cara de perro que deberá estar resuelta a finales de abril y en la que la aristócrata reclama el arrendamiento de sus cuadros por un plazo de 20 años renovables, un trato fiscal preferente, la posibilidad de exponer 60 de sus obras fuera de España y condiciones que le permitan cerrar ventas sin el permiso del patronato para hacer caja. Para presionar a Cultura Carmen Thyssen, que tiene pasaporte suizo y valora su colección en 1.000 millones de euros, anunció la semana pasada que pone a la venta 'Caballos de carreras en un paisaje', un fabuloso Degas. Quiere obtener liquidez, como ya hizo en 2012 con una tela de Constable, 'La esclusa', que se subastó por casi 28 millones de euros.

Carmen Cervera ha nombrado director de su museo andorrano a su sobrino Guillermo Cervera, restaurador y pastelero antes de emerger como experto en arte. Será también el conservador de la nueva pinacoteca que, sin colección permanente, albergará, «exposiciones temporales de largo término», según declaró el director en su presentación en Fitur hace un par de meses. Ninguna de las muestras superará el año y se renovarán periódicamente con una selección de entre 25 y 30 obras de la Colección Carmen Thyssen, las 429 que se hallan depositadas en el Museo Thyssen de Madrid.

Repostero con mucho arte

Guillermo Cervera (Barcelona, 1969) desarrolló una carrera como cocinero y reconocido repostero antes de irrumpir en el mundo el arte. Asegura que estuvo relacionado con la colección Thyssen cuando esta estaba aún en la fastuosa residencia de Villa Favorita, en Lugano, cuando aún vivía el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza. También afirma que ha colaborado con su tía en asuntos relacionas con su colección. No en vano, es patrono del Museo Carmen Thyssen de Málaga y del Espacio de Sant Feliú.

Su currículo precisa que se formó en museología en el Reino Unido durante dos años y que realizó prácticas en las Fundación Getty y en la Colección Hammer, ambas en California. También que ha trabajado en la división comercial de Sotheby's.

Al presentar el nuevo museo de su tía en Fitur y junto al jefe del Gobierno de Andorra, Antoni Martí, aseguró que se alejaría de la repostería, un oficio que aún es de su agrado «pero que es incompatible con la dirección de un museo». Cree Guillermo Cervera, hijo del difunto hermano de la baronesa, que su tía responde en parte a un impulso «romántico» al elegir Andorra para emplazar su nuevo museo. El Principado fue el lugar de residencia del único hermano de Tita y donde la familia «ha pasado muchos momentos».

Un siglo de arte

El museo andorrano se inaugura con 'Escenarios. De Monet a Estes, de Trouville a Nueva York', un recorrido por varias corrientes de la pintura de finales del siglo XIX a finales del XX a través de 26 obras de la colección de la baronesa. Un viaje del final del realismo al hiperrealismo americano con etapas en el impresionismo, el cubismo y el expresionismo alemán. Incluye obras de maestros como Claude Monet, Henri Matisse, Paul Gauguin, Alfred Sisley, Paul Signac, Ernst Ludwig Kirchner, Karl Schmidt-Rottluff, Joaquín Torres-García, Ramón Casas, Joaquim Mir, Hermen Anglada Camarasa, Lowell Nesbitt y Richard Estes. Se podrán ver hasta febrero de 2018.

El Thyssen Andorra dedicará a exposiciones 250 de sus 500 metros cuadrados. Una dimensión «acorde al tamaño del país», según anticipó la propia Carmen Cervera al presentarlo en Fitur. Andorra cuenta con apenas 75.000 habitantes, pero atrae ocho millones de turistas cada año. La entrada costará 9 euros y aspira a recibir entre 50.000 y 60.000 visitantes en su primer año, una estimación basada en el constante flujo de turistas que acoge el pequeño país pirenaico, que cuenta con 18 museos.

Situado en la planta inferior del antiguo Hotel Valira, uno de los más icónicos del Principado y propiedad de la familia Reig, el edificio se construyó en los años 30 en Escaldes-Engordany, el segundo enclave del Principado por su población después de Andorra la Vieja. El interior de edificio se demolió para convertirlo en un bloque de apartamentos.

En su financiación participan el Ayuntamiento de Escaldes, que paga los 9.000 euros mensuales que cuesta y el alquiler del espacio, el Ministerio de Cultura de Andorra y el Gobierno de Andorra. La adecuación del espacio y su mantenimiento supuso una inversión inicial de casi un millón de euros. Otorgará una aportación anual a la Fundación Museo Andorra, que cuenta con seis patronos y cuyos vicepresidentes vitalicios son la baronesa Thyssen y su hijo Borja. El Museo Carmen Thyssen Málaga fue el primero de la 'franquicia' de la baronesa que abrió después el Espacio Carmen Thyssen en Sant Feliu de Guíxols (Gerona).

Arroparán a Carmen Thyssen en la inauguración Olga Gelabert, ministra de Cultura, Juventud y Deportes del Principado y Presidenta de la Fundación Museand, y también Trini Marín, Cònsol Major d'Escaldes-Engordany.