Muere Fernanda Zabala, escritora y divulgadora de la cultura valenciana

Muere Fernanda Zabala, escritora y divulgadora de la cultura valenciana

Obtuvo el premio de novela Ciudad de Valencia 1988, fue autora de diversos ensayos y responsable del ciclo ‘Literatura en el Palau’

ÁLVARO MOHORTEValencia

La escritora, ensayista y colaboradora durante años de LAS PROVINCIAS Fernanda Zabala falleció ayer en Valencia a la edad de 70 años rodeada de su familia. Mujer de sólida cultura y carácter abierto, los que la conocieron destacan su sentido del humor y fortaleza ante la adversidad, además de su entrega hacia los amigos cuando necesitaban de su ayuda.

Con su primera novela, Breves de soledad, obtuvo el premio Ciudad de Valenciana en 1988, aunque también destacó en sus ensayos de historia, costumbres y leyendas valencianas con títulos como La Valencia de los años 50 y La Valencia del siglo XX. Además, desarrolló una extensa producción de crítica literaria en revistas especializas y estudios monográficos. Deja inconclusa una tercera novela, tras la publicación de la reconocida Hijas de la luna.

Sin embargo, una de las facetas que le dieron una mayor popularidad fue la organización y presentación de los ciclos de conferencias Literatura en el Palau, que se celebraban en el Palau de la Música y donde entrevistaba a relevantes figuras de la novela, la poesía y el ensayo. Entre otros destacados autos, le acompañaron en esta actividad Carlos Bousoño, Ana María Matute, Álvaro Pombo, Carmen Martín Gaite, Francisco Nieva, Rosa Regás, Luis Mateo Díez o el filósofo José Antonio Madina.

Hija de Consuelo Rodríguez-Fornos y Arturo Zabala, su infancia transcurrió en un ambiente cultural que le permitió conocer a personalidades con las que sus padres tenían amistad. Uno de los episodios vitales que recordaba con más cariño fue la visita de Vicente Aleixandre, poeta, premio Nobel de Literatura y amigo de su padre. Ella tenía a penas nueve años de edad cuando el autor de La destrucción o el amor la sentó en sus rodillas para que le leyera un cuento que habían premiado a la niña en el colegio. De aquel momento, Zabala conservaba un pequeño poema que Aleixandre le regaló como recuerdo.

Aunque en su adolescencia se inclinó por el ballet, la interpretación y el periodismo, por indicación de su padre estudió Filosofía y Letras e inició una producción poética que interrumpió al acabar su periodo universitario. Lo que nunca perdió fue su condición de lectora incansable y de gustos eclécticos, como ella misma reconocía. Lo mismo que cultivó la amistad de pintores, poetas y periodistas.

La misa funeral se oficiará hoy, día 18 de diciembre, a las 11:30 horas en la capilla del Cementerio General de Valencia. A continuación sus restos serán trasladados al Crematorio Municipal para ser incinerados según su expreso deseo.

 

Fotos

Vídeos