Los transportistas recuerdan que ya abonan 21.000 millones

REDACCIÓNVALENCIA.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) manifestó ayer su rechazo a la propuesta de implantar un pago por uso de las autovías actualmente gratuitas y advirtió de las consecuencias que tendría para el crecimiento de la economía española y, particularmente, de las exportaciones.

Esta organización, que agrupa a 32.000 pequeñas y medianas empresas de transporte por carretera, aseguró que su sector «con la actual fiscalidad que soporta, más de 21.000 millones de euros anuales, ya contribuye suficientemente al mantenimiento de las infraestructuras españolas». En todo caso, recordó que dos terceras partes de las mercancías españolas vendidas en el extranjero tienen como destino países de la Unión Europea y que principalmente son transportadas por carretera, por lo que un aumento de los costes afectaría a su valor final y provocaría una pérdida de competitividad.

Fenadismer señaló que esta medida tendría «como consecuencia inmediata romper con la tendencia de crecimiento positivo continuado de las exportaciones españolas», algo que, a su juicio, resulta «especialmente preocupante en la actual situación de inestabilidad económica que atraviesan los mercados internacionales».

Por otro lado, la organización apuntó que países del entorno, como Francia o Italia, no exigen pago por la utilización de sus carreteras de forma generalizada, a excepción de las autopistas privadas, como ocurre en España, y que tampoco la Unión Europea obliga a sus Estados miembro a establecer un peaje o tasa por el uso de las carreteras.