La sequía también cambia

Las lluvias en la Comunitat Valenciana han sido más abundantes que en regiones de España más húmedas

JUAN SANCHISValencia

¿Es el cambio climático? La Comunitat Valenciana presentaba hasta mediados de junio un balance hídrico positivo desde el pasado 1 de octubre cuando empezó el año hidrológico. Es un fenómeno contrario a lo que está sucediendo en otras zonas de España en las que tradicionalmente la lluvia es más abundante.

Según los datos del Ministerio de Transición Ecológica, durante el año hidrológico (desde el 1 de octubre de 2018) en la cuenca hidrográfica del Júcar han llovido 417,7 litros por metro cuadrado, un 14% superior a la del promedio climático del periodo 1981-2010. Por el contrario, la media de precipitación en la España peninsular se sitúa casi un 16% por debajo de lo normal.

La situación es mucho peor en zonas de las cuencas del Duero (con un 19% de precipitación por debajo de lo normal), Tajo (un 18% menos) y Guadalquivir (un 17% menos). Pero es la del Guadiana la que se encuentra en peor situación, ya que las lluvias son casi un 25% inferiores a los niveles habituales.

La cuenca del Júcar acumula un 14% más de precipitaciones que lo habitual desde el inicio del año hidrológico

Una de las circunstancias más llamativas es que esta situación se produce después de que se haya registrado el invierno más seco de la historia en la Comunitat Valenciana de forma que entre mediados de diciembre y mediados de marzo no se contabilizaron precipitaciones de entidad en el territorio, según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La precipitación media durante el invierno en la Comunitat Valenciana fue de 18 litros por metro cuadrado, un 86% inferior a la del promedio climático del periodo 1981-2010 (130.6), según datos de Aemet. El único episodio de lluvias importante se produjo a mediados de diciembre cuando se llegaron arecoger 20 litros.

Si el invierno fue extremadamente seco, la primavera, por el contrario, ha sido muy húmeda con unas precipitaciones un 40% superiores a lo que viene siendo habitual.

Pero, y esta es una de las características del periodo, las lluvias se concentraron en unos pocos momentos en episodios con precipitaciones breves pero intensas. Desde Aemet han señalado que progresivamente se va configurando en la Comunitat un modelo en el que los episodios húmedos se producen en periodos muy cortos de tiempo, en un comportamiento acorde con las proyecciones del cambio climático para el Mediterráneo.

Episodios

Las precipitaciones desde el 1 de octubre de 2018 se han concentrado en tres episodios. El primero se produjo, según Aemet, entre el 18 y 20 de octubre. Las lluvias afectaron con especial intensidad a la provincia de Castellón y a parte del litoral de Valencia. El 19 de octubre se registraron en Vinaròs 284.2 litros por metro cuadrado, de los cuales 159.2 cayeron en una hora, el valor más alto de precipitación registrado en España en este periodo de tiempo.

Los chubascos en la Comunitat se han concentrado en tres episodios

El segundo episodio de lluvias en la Comunitat se produjo entre el 14 y el 19 de noviembre. Afectó a puntos de la provincia de Valencia, y también, de forma más dispersa a localidades de Castellón y de Alicante, como a Torrevieja, donde se acumularon 100 litros por metro cuadrado durante la madrugada del 19.

Las lluvias estropearon a muchos la Semana Santa en un fenómeno meteorológico atípico para la época. La persistencia, más que la torrencialidad, es la característica más notable de las precipitaciones primaverales. Sin embargo, este años casi el 90% se acumularon en dos episodios, el primero el del día 31 de marzo, y el segundo en un temporal de Levante entre el 18 y el 22 de abril. Los chubascos fueron generalizados y dejaron 457 litros por metro cuadrado en La Drova; 386.4 en Barx y 353 en Xàbia, con inundaciones incluidas.

Fuera de estos tres episodios las precipitaciones han sido escasas. Aún así los valores se sitúan en un 80% del territorio de la Comunitat por encima de la media, mientras que son deficitarias en el 20%. El interior de Valencia ha sido la zona en la que menos ha llovido, ya que los temporales se han centrado en la franja litoral perdiendo intensidad a medida que se adentraban.

Las temperaturas máximas caen hasta cuatro grados

La situación meteorológica en la Comunitat tiende a normalizarse después de la ola de calor. El domingo se inició un descenso de los termómetros que continuará durante los próximos días. La temperatura máxima se registró en Atzeneta del Maestrat con 38 grados, tres menos que los 40,9 del sábado. En Xàtiva la caída fue de cuatro grados, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El mercurio también se contuvo en las capitales de provincia. En Valencia se quedó en los 32,3 grados, casi tres y medio menos que el sábado. El termómetro en Alicante marcó 34,9, prácticamente la misma que un día antes y en Castellón fue donde el descenso fue más acusado al registrarse 33 grados frente a los 33,8 de la jornada anterior.

Para este lunes la Agencia de Meteorología no ha publicado ninguna alerta y los termómetros volverán a valores más propios de esta época del año.

El riesgo de que se produzcan incendios forestales continúa hoy siendo extremo en todo el territorio de la Comunitat. En cambio, no se mantiene la alerta por riesgos para la salud que la Conselleria de Sanidad decretó para catorce comarcas valencianas, la mayor parte en el interior de Valencia y norte de Castellón, entre el sábado y el domingo.