La furia del mar arrasa los chiringuitos en el litoral de Xeraco

Destrozos. Una rama en el suelo en el cementerio municipal de Gandia. / lp
Destrozos. Una rama en el suelo en el cementerio municipal de Gandia. / lp

Tavernes resguarda la Goleta con un muro de contención y Gandia cierra los parques y el cementerio tras venirse abajo numerosas ramas

ROCÍO ESCRIHUELAGANDIA.

Destrozos en chiringuitos de las playas, en infraestructuras y mobiliario del litoral y ramas de árboles por los suelos son las principales incidencias que ha dejado el primer capítulo del temporal en la Safor, aunque se espera que el día de mayor intensidad sea hoy.

Los mayores damnificados han sido los chiringuitos de la playa de Xeraco donde sus propietarios han visto como la furia del mar ha arrasado el negocio. Todavía quedaban dos locales instalados en la costa donde el oleaje derribó ayer los toldos y el agua llegó hasta detrás de la barra dejando los bares destrozados. También el mobiliario de la costa fue engullido por las olas ya que no lo habían retirado.

En Gandia el viento derribó vegetación en diversos puntos de la ciudad y el Ayuntamiento se vio obligado a cerrar parques y jardines para evitar el peligro. Las principales incidencias por la caída de ramas fueron en la avenida Marqués de Campo, la calle Estrella Sirio y el colegio María de los Ángeles Calderón en el Grau, además de en el cementerio municipal, que en ese momento estaba cerrado al público.

En la playa de la capital de la Safor desde primera hora también se prohibió el acceso al paseo del espigón por el fuerte oleaje que golpeaba contra las rocas y además Autoridad Portuaria de Valencia cerró el puerto al tráfico marítimo, mientras los operarios retiraban las infraestructuras de la playa Nord.

En la Goleta de Tavernes, a modo de precaución, una máquina excavadora levantó por la mañana un dique de contención para evitar que la arena sobrepasase la barrera e invadiera las calles.

Más