Un dique protege la playa del Arenal de Xàbia ante el temporal

Contención. Las máquinas levantando el dique para proteger la playa del Arenal de Xàbia. / Tino Calvo
Contención. Las máquinas levantando el dique para proteger la playa del Arenal de Xàbia. / Tino Calvo

LA MARINALas rachas de aire llegan a 108 kilómetros por hora y un remolino se lleva en Dénia parte de la marquesina del tejado de la lonja del Pòsit

R. GONZÁLEZDÉNIA.

La gota fría se dejó sentir de forma desigual en la comarca de la Marina Alta. Hubo precipitaciones intermitentes, con momentos puntuales en los que arreciaba la intensidad de la lluvia y se combinaba con fuertes rachas de viento. Instantes después reinaba el sol. En el mar, el temporal se tragó algunos tramos del litoral dianense, como ocurrió en Deveses y Blay Beach, mientras que en Xàbia repitieron la táctica de otras ocasiones que tan buenos resultados les ha dado. Hicieron un dique para proteger la playa del Arenal.

A primera hora de la mañana comenzaron las tareas de construcción de ese pequeño muro de contención. Las palas levantaron un cordón de arena para evitar los efectos de los envites del mar. Algunos curiosos observaron desde el paseo cómo esta protección cobraba forma. El dique permanecerá mientras se mantenga la alerta.

Por lo que respecta al muro que días atrás se hizo en la desembocadura del río Girona para evitar la entrada de algas, ayer las olas pasaban por encima de él sin problemas. Y en algunos momentos ocultaban por completo su presencia. Además, en la zona hacía bastante mal olor.

Los principales registros de la jornada se dieron en Parcent, donde se alcanzaron los 66 litros por metro cuadrado. Cifra similar se contabilizó en Alcalalí y en Benigembla se recogieron algo más de 61 litros.

En Dénia, las lluvias dejaron ayer poco más de 20 litros por metro cuadrado, pero debido a su intensidad provocó acumulación de agua en algunas calzadas. La Policía Local tuvo que cerrar al tráfico el camí del Llavador y el camí de la Bota. Además, fue necesario cortar un tramo de un carril entre dos de las rotondas de la carretera de Dénia a Ondara por la caída de un árbol. Asimismo, varios agentes se encargaron de regular el tráfico en el camino de Gandia, a la altura del assagador de Sant Pere, por culpa de la caída de algunos postes de la luz.

El viento fue otro de los protagonistas de la jornada. Las fuertes rachas alcanzaron los 108 kilómetros por hora en Xàbia y los 104 en Dénia, según datos de Avamet. En la capital de la Marina Alta un remolino arrancó una chapa metálica de la marquesina del tejado de la lonja del Pòsit.

El incidente tuvo lugar sobre las 9.37 horas. Los cristales del edificio comenzaron a temblar, según relató un testigo, y después se oyó «un estallido». En ese momento, los que estaban dentro vieron «salir volando una chapa» hacia el aparcamiento. Por suerte, no le dio a nadie. La fuerza del viento también dobló otras piezas de la marquesina y los bomberos tuvieron que retirar la parte dañada para evitar cualquier peligro. Las rachas también provocaron pequeños daños en la barcas de pesca. Además, la flota pesquera no salió a faenar porque «los partes eran muy severos y no se querían arriesgar».

El temporal de mar también tuvo efectos sobre el ferry que permanece encallado en la escollera del puerto de Dénia desde la noche del pasado 16 de agosto. El fuerte oleaje de ayer provocó que el barco se escorara hacia estribor. Desde la naviera Baleària apuntaron que, una vez pase la gota fría, procederán a evaluar la situación del 'Pinar del Río'.