Renfe licita la compra de trenes híbridos para renovar la C-3

La inversión asciende a 365 millones y se destina a la mejora de 38 vehículos asignados a varias líneas de Cercanías

ISABEL DOMINGOVALENCIA.

La línea C-3 de Cercanías, que realiza el trayecto entre Valencia y Utiel, será una de las beneficiarias de la última licitación de Renfe, cuyo consejo de administración ha aprobado la compra de hasta 38 trenes híbridos (29 iniciales más otros nueve opcionales) de Cercanías para toda España por un importe de 365,6 millones.

Así, parte de esta material servirá para sustituir los actuales vehículos diesel, que están anticuados, por lo que se modernizará el material rodante de una línea que está pendiente de mejoras desde hace años. Aunque la cifra de unidades que se destinarán a Valencia aún no ha trascendido, actualmente hay once trenes diesel para cubrir el trayecto de la C-3 y también para la línea Xàtiva-Alcoy.

Los trenes híbridos permitirán cubrir el periodo de transición hasta que se complete la electrificación de varias líneas ferroviarias en toda España, ya que permiten circular tanto por vía electrificada como sin electrificar, además de ser configurables tanto con ejes de ancho convencional como de ancho internacional (UIC).

Es el caso, por ejemplo, de la C-3, donde el proyecto de electrificación -incluido en el Plan de Cercanías presentado en diciembre de 2017- se está rehaciendo para adaptarlo a las nuevas normativas, ya que algunos procedimientos han caducado. Algo similar sucedió con el estudio informativo del túnel pasante de Valencia. Este nuevo material rodante que sale a licitación también se destinará a las líneas C-1 y C-2 de Alicante y Murcia.

Configurados por tres coches más un furgón generador, alcanzan una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora bajo catenaria y de 140 km/h en zonas no electrificadas. Según la información facilitada por Renfe, son más confortables, disponen wifi para los viajeros, incluyen áreas para bicicletas y carritos infantiles y son accesibles para personas con movilidad reducida.

La inversión total es de 473,9 millones al incluir el mantenimiento integral de once trenes durante 15 años y la adquisición de piezas de parque, así como suministros.