La Policía Nacional detiene a dos yihadistas en Alaquàs y Cocentaina

Tres policías con pasamontañas trasladan al hombre detenido en Alaquàs./M. Molines
Tres policías con pasamontañas trasladan al hombre detenido en Alaquàs. / M. Molines

Los arrestados en la operación pertenecen a Daesh y Al Qaeda y difundían consignas que alentaban a cometer atentados

T. BLASCO / V. HERNÁNDEZ

Otras dos operaciones simultáneas contra el adoctrinamiento yihadista en la Comunitat. La Policía Nacional detuvo ayer a dos presuntos islamistas en Alaquàs y Cocentaina tras sendos despliegues de agentes que sorprendieron a los vecinos de ambas poblaciones. Los dos hombres estaban durmiendo cuando los policías irrumpieron sobre las siete de la madrugada en las viviendas donde residían con sus familias. El vecino de Alaquàs había alcanzado un puesto importante en la estructura informativa de Daesh, mientras que el individuo arrestado en Cocentaina difundía la sanguinaria doctrina de Al Qaeda.

Desde primera hora de la mañana, unos 40 policías se desplegaron en la avenida del País Valencià de Alaquàs, arteria principal del municipio, y pidieron a los vecinos y comerciantes, incluido al encargado de un supermercado, que no se asomaran por las ventanas y bajaran las persianas en algunos momentos de la operación. «Está medio pueblo bloqueado. La gente está muy nerviosa», afirmó un vecino de Alaquàs con el rostro cariacontecido.

La Policía Nacional registró un domicilio en la primera planta del número 26 de la avenida del País Valencià, donde reside un ciudadano sirio de 55 años de edad. Al lugar también se desplazaron de manera preventiva dos agentes del Tedax-NRBQ (Nuclear, Radiológica, Biológica y Química), los técnicos especialistas en desactivación de explosivos.

Los dos hombres detenidos por yihadismo en Alaquàs y Cocentaina, ambos de nacionalidad siria, tienen un alto nivel de radicalización y están acusados de un delito de integración en organización terrorista, colaboración, adoctrinamiento y enaltecimiento del terrorismo. Los arrestados acumulaban cientos de seguidores en redes sociales y eran muy activos a la hora de difundir mensajes de odio hacia los occidentales. Además, algunas de sus consignas «alentaban a la ejecución de acciones terroristas», según informaron fuentes del Ministerio del Interior.

Los acusados únicamente usaban sus perfiles en redes sociales para publicar mensajes radicales y en ningún momento lo hacían para difundir cuestiones personales o de ocio. Ambos eran asiduos participantes de chats en los que, bajo el epígrafe de 'Noticias del Estado Islámico', se extendían consignas como «hay que destruir a los occidentales y a quienes les ayudan» o «recordatorio yihadista: recompensa de hacer la yihad por la causa de Allah». Los detenidos diversificaban su preferencia por los dos grupos yihadistas, Al Qaeda y Daesh, difundiendo cada uno de ellos proclamas de los dos grupos que compiten por la supremacía del radicalismo islamista. El hombre arrestado en Alaquàs había alcanzado un puesto superior en la estructura informativa de Daesh e incluso estaba en grupos de WhatsApp, coordinados por «miembros directos del Daesh», en los que se informaba sobre el grupo terrorista y sus acciones, según las investigaciones policiales.

Medio centenar de vecinos se congregaron en la avenida del País Valencià y las calles Cádiz y Ausiàs March para contemplar el operativo policial. Varios agentes uniformados controlaban la entrada del edificio mientras otros policías registraban la vivienda donde reside el presunto yihadista. Según los vecinos, en las últimas semanas entraban y salían algunos sospechosos de la finca. El despliegue policial causó un gran revuelo en la localidad. En la operación también participaron perros adiestrados en la detección de explosivos.

A primera hora de la mañana, una vecina del edificio relató que vio a varios policías en la primera planta junto a la puerta de la vivienda donde residen el detenido y su pareja con tres niñas y un joven de 17 años. A las cuatro y media de la tarde, la avenida del País Valencià seguía cortada al tráfico por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP). Una quincena de vecinos y curiosos esperaban en las inmediaciones la salida del presunto yihadista, que estuvo presente en el registro de su domicilio. Una mujer se acercó a uno de los agentes y le preguntó por qué no podía acceder todavía al tramo de la calle.

Material intervenido

El minucioso registro realizado por varios policías se suspendió al mediodía y se reanudó por la tarde debido al abundante material propagandístico hallado en el piso. Los agentes se incautaron de equipos informáticos y teléfonos móviles que serán analizados por especialistas de la Sección de Informática Forense de la Policía Nacional. Minutos después de las cinco de la tarde, varios policías bajaron a la calle con varias cajas llenas de material confiscado y las metieron en un furgón de la Policía Científica.

El vecino de Alaquàs había alcanzado un puesto importante en la estructura informativa de Daesh

Tres agentes sacaron al presunto yihadista de la finca a las 18.25 horas. El hombre llevaba el cuerpo tapado con una cazadora cuando los policías le ayudaron a subir a la parte trasera de un coche. Poco después, un joven salió del piso registrado por la policía y protagonizó un violento incidente en el rellano.

Los policías confiscaron abundante material en los dos registros en presencia de los detenidos

Según la policía, los detenidos empleaban sus perfiles para distribuir mensajes de incitación al odio y a la violencia, especialmente mediante la difusión de imágenes cruentas de los conflictos bélicos sirio e iraquí, acompañadas de comentarios alentando la confrontación religiosa y la destrucción de «los occidentales y quienes les ayudan». Ambos tenían cientos de seguidores y un ritmo elevado de publicaciones.

M. Molines

Las cuentas de los detenidos estaban dedicadas en exclusiva a la difusión de este tipo de contenidos propagandísticos sobre Al Qaeda y Daesh. Esto supone una evidencia de su fin instrumental como herramienta de enaltecimiento, captación y adoctrinamiento terrorista.

La investigación ha sido realizada por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, con la colaboración de la Brigada Provincial de Información de Valencia y la Brigada Local de información de Torrent, y se ha desarrollado bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número 1 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El presunto yihadista detenido en Cocentaina, también de nacionalidad siria y de 58 años, fue apresado a primera hora de la mañana en su chalé en el número 14 de la calle Espigol en la urbanización Gormaig. Unos 40 policías de paisano y uniformados participaron en el operativo. Los dos detenidos fueron trasladados a la Audiencia Nacional.

Más sobre terrorismo yihadista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos