El plurilingüismo y el desgaste duplican el gasto público en los libros de texto en la Comunitat Valenciana

El plurilingüismo y el desgaste duplican el gasto público en los libros de texto en la Comunitat Valenciana
EFE

Educación dará a los centros hasta 56 euros por alumno, un 113% más que en 2018, para que renueven ejemplares

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

Los colegios que disponen de un banco de reutilización de libros de texto dentro del programa Xarxallibres podrán solicitar a la Conselleria de Educación la cuantía económica más alta hasta la fecha para reponer o renovar los manuales que forman sus fondos.

Hasta ahora el motivo principal para comprar ejemplares era básicamente el desgaste (y algún cambio o actualización de la editorial convenientemente justificado). Sin embargo para el nuevo curso entra en juego la aplicación del modelo lingüístico en las escuelas derivado de la Ley de Plurilingüismo, que en muchos casos ha implicado modificar la lengua de las asignaturas, y por tanto, los manuales utilizados.

Para hacerse una idea del incremento, cualquier centro público o concertado puede pedir para renovaciones una cuantía máxima de 56 euros por alumno de Primaria, cifra que en la resolución de 2018 -para compras de cara a este ejercicio- fue de 26,25. La subida es del 113% y sirve para dar más margen a los centros para cubrir sus necesidades.

La conselleria dice que se ha hecho una estimación al alza y que todos los centros cubrirán sus necesidades

Exactamente Educación establece una tasa máxima de reposición sobre el coste que considera adecuado para un lote de libros (175 euros en Primaria). En esta ocasión será del 32% frente al 15% del 2018. De ahí salen las cuantías citadas. En ambos casos se trata de la asignación fijada para alumnos que cursan entre 3º y 6º de Primaria, pues los ejemplares de 1º y 2º no entran en el banco de libros pues es material desechable sobre el que los niños trabajan de manera continua. Por lo tanto, cada año se compran estos manuales a través de cheques que se dan a las familias. Desde el principio la cuantía es algo inferior a la anterior, 160 euros, que es el valor medio de un lote para estos cursos.

Aunque entre 3º y 6º también cabe la opción de trabajar sobre el libro, los colegios disponen de unas normas de buen uso, por ejemplo priorizando las libretas y obligando a emplear lápices para que al final del curso puedan borrarse los ejercicios con el objetivo de que los ejemplares se vayan reutilizando.

Las instrucciones diseñadas por Educación para los centros dejan claro por qué se ha elevado la cuantía máxima: dar cobertura al Programa de Educación Plurilingüe e Intercultural -el derivado de la Ley de Plurilingüismo- y «a la posible renovación de algunos libros que hayan finalizado su periodo de vigencia», de manera que se pueda disponer de nuevos ejemplares para cuatro años más, que es la vida útil ordinaria según la normativa.

En cuanto a la ley, hasta este curso se ha aplicado en Infantil (etapa no incluida en Xarxallibres) y en el primer ciclo de Primaria, donde como se ha señalado el material escolar se desecha. En el 2019-2020, en cambio, afectará ya a toda la Primaria -se suman desde 3º a 6º-, donde los manuales sí se reutilizan.

Es lógico pensar que serán muchas más las necesidades de renovación por las modificaciones de los programas lingüísticos, por ejemplo, si se ha pasado de un modelo mayoritariamente en castellano a otro donde prima el valenciano. Por no hablar de que los cambios serán obligados en los colegios con doble programa, donde al menos una de las líneas deberá adaptar sus materias al nuevo peso de las lenguas.

Respecto a la vida útil, todos los libros que entraron en Xarxallibres en el curso 2015-2016, los que las familias entregaron a los centros a cambio de pagos de hasta 200 euros, cumplen en el actual su cuarto año de utilización, por lo que ya deben ser sustituidos por ejemplares nuevos para los próximos cuatro ejercicios. Eso sí, muchos ya han sido renovados en años anteriores si presentaban un estado de conservación deficiente.

Desde Educación garantizaron ayer que los fondos serán los suficientes para cubrir todas las necesidades, y vincularon el aumento con el deterioro y no tanto con la ley. «Cada año se hace una valoración al alza de necesidades de reposición para que ningún centro se quede sin hacerla», señalaron, antes de reconocer que «hay una necesidad mayor por el desgaste e independientemente de la implantación del plurilingüismo». De hecho, argumentaron que en la ESO, donde aún no llega la ley, también se ha subido la tasa de reposición, que llega al nivel más alto (89 euros por alumno).

La inversión máxima prevista por Educación asciende a 42,5 millones, cuando el año pasado fueron 33,14. En este caso no se duplica la cuantía. La explicación es que en los públicos, que suman la mayor parte del presupuesto (30), el dinero sobrante el año anterior, que existió, se debe de gastar para cubrir necesidades de este. Por lo tanto, se pueden destinar los 42,5 más el remanente del ejercicio previo.

Los alumnos deberán devolver todos los ejemplares

Los alumnos que ya pertenecen al programa Xarxallibres no tienen que presentar ningún papel ni hacer trámite alguno para seguir beneficiándose del banco de libros el curso que viene. El único requisito será devolver el lote entero de libros utilizado en el curso actual. Si se da la circunstancia de que han tenido que comprar algún manual por su cuenta -por ejemplo si el que le prestó el colegio estaba deteriorado- también tiene que incluirlo en la devolución. Otra opción, si se prefiere por algún motivo, puede ser entregar el desgastado y quedarse con el nuevo. La exigencia de entregar todos los libros afecta también al alumnado de nueva incorporación al programa. En 1º y 2º de Primaria, son los centros los que determinan qué hacer con el material escolar. Normalmente se dona a los padres.

La gestión del programa implica una carga de trabajo añadida para los colegios en la recta final del curso. La primera de las tareas, una vez publicadas las resoluciones sobre reposición y renovación (ayer llegaron al Diari Oficial) pasa por trasladar a la conselleria sus necesidades. Para los públicos, el primer periodo va del día 13 de este mes al 3 de julio para Primaria y Especial, y el segundo (del 4 al 24 de julio) incluirá también las peticiones de Secundaria y FP Básica. A finales de julio y durante octubre se habilitan nuevos plazos extraordinarios para todas las etapas, básicamente para cubrir escolarizaciones sobrevenidas. En cuanto a los concertados, se habilita un periodo de diez días a contar desde hoy.

El siguiente paso es la recogida de manuales utilizados este curso para ponerlos a disposición de los alumnos que promocionan.