TARANTINO Y LAS SERIES

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Resulta curioso que una de las películas que mejor ha rendido homenaje al cine sea también una de las que se ha aproximado a las series con mayor mimo. Y lo digo por los continuos conflictos que se originan entre ambos formatos. 'Érase una vez en Hollywood' se deja seducir por la gran pantalla en mayúsculas, por las estrellas rutilantes, por los neones y los enormes rótulos que anuncian títulos imprescindibles. Y entre tributo y tributo se cuelan las series, como ese elemento capaz de entrar en el corazón de las casas, de aglutinar audiencias, de servir de red para intérpretes de relumbrón que cayeron en el olvido. Lo que fueron las series, y lo que siguen siendo.

En el último filme de Tarantino se cita 'The FBI', uno de los primeros dramas policíacos estrenados en la tele, que aguantó en antena nueve años. Y 'The Big Valley' y 'Bonanza', emblemáticos westerns catódicos -que contaban en sus repartos con nombres como Barbara Stanwyck y Michael Landon-, por más que estos últimos títulos sean ridiculizados en la cinta por parte del director de la serie en la que participa Rick Dalton, el personaje que interpreta DiCaprio.

Precisamente es esa serie la que nos depara algunas de las secuencias más entrañables de la película, demostrando que el que es buen actor -o buen director, o buen iluminador- lo es independientemente del formato, siempre y cuando le ofrezcan los elementos necesarios para lucirse. Y esto lo pueden lograr todas las pantallas, las más grandes y las pequeñas. Tarantino las reúne felizmente a todas, sin conflicto.

Y es posible que el idilio continúe, ya que el cineasta ha asegurado que tiene escritos varios capítulos de 'Bounty Law', esa serie ficticia en la que participa Dalton, y que está dispuesto a rodarla si encuentra buen postor. No le faltarán ofertas, teniendo en cuenta el éxito que está cosechando su último trabajo. A Tarantino no se le caen los anillos por trabajar en televisión -ya dirigió capítulos de 'Urgencias' y de 'CSI'-. Ha entendido que en los nuevos tiempos audiovisuales que corren mejor trazar alianzas que fisuras.